Logo La República

Domingo, 14 de abril de 2024



FORO DE LECTORES


El ICE dejó de ser costarricense

Ricardo Trujillo gerencia@fibrotel.cr | Martes 07 febrero, 2023


Rt


Ricardo Trujillo Molina MScEE

gerencia@fibrotel.cr

Antecedentes

Hace varios meses me referí en este foro a la crítica situación financiera del ICE en una columna bajo el título de “Que mal que dejaron al ICE y que mal se ve su futuro”. En esta ocasión me referiré al rol que ha venido jugando el ICE bajo esas circunstancias de altísima deuda y de negativa a construir plantas y contratar energía del mas bajo costo de generación por Kilovatio hora y de despachar la energía generada a nivel nacional con estricto carácter económico.

Cruda realidad actual

El icónico admirable y venerado Instituto Costarricense de Electricidad, ha dejado de ser verdaderamente costarricense, es decir, ha dejado de ser una propiedad de los costarricenses y al servicio de los costarricenses. Prueba irrefutable de ello es su exorbitante deuda con la banca extranjera y su preferencia para comprar en el extranjero, energía eléctrica y bunker durante muchos dias en los meses secos del verano, en vez de comprársela a mucho menor precio a los generadores privados nacionales y a sus mismos abonados costarricenses.

La semana anterior, su presidente ejecutivo, el Ing. Marcos Acuña, ratificó ante la comisión de energía de la asamblea legislativa, que la deuda de la institución es 2,76 billones de colones equivalentes a US$ 4,9 billones de dólares al tipo revaluado de cambio actual. Un 39% del valor total de sus activos. Esos 2,76 billones de colones de deuda son nada menos que 5 veces el monto de los ingresos anuales por energía generada y distribuida por el ente. Si no fuese por los pagos anuales a esa deuda, del orden de los US$ 350 millones de dólares anuales, las tarifas vigentes podrían ser un 40% menores a las actuales. Una deuda tan enorme que le llevará al ICE por lo menos los próximos 15 años para pagarla completamente.

En los pasados tres dias, el ICE ha llegado a comprar a un alto costo marginal de US$ 100 por megavatio hora, hasta 118 Megavatios de potencia eléctrica a los países vecinos, en especial a El Salvador y Panamá, ambos países con actual capacidad de generación solar para exportación en esta época del año. En lo que va de enero, de acuerdo a lo publicado en la página web del ente operador de la red del SIEPAC, el ICE ha retirado del MER 20 mil megavatios hora de energía, con un costo total aproximado de US$ 2 millones de dólares. El costo de la energía eléctrica regulada por la Aresep que el ICE pagaba a los generadores privados, a quienes no ha querido renovarles el contrato, era en promedio de US$ 60 dólares por megavatio hora. Lo anterior confirma que el ICE está pagando actualmente por la energía que retira del MER, un 66% de costo adicional que lo que venía pagándole a los generadores privados por esa misma cantidad de energía.

Adicionalmente, la energía en excedentes que los abonados con plantas en generación distribuida podrían suplirle en esta época del año, precisamente a la hora del más alto costo marginal como es el mediodía, podría ser incluso menor a los $40 por megavatio hora. Ese costo lo sabremos cuando la ARESEP se decida a cumplir con el mandato de la ley 10,086 y publique las tarifas del caso.

Los dos casos anteriores confirman la preferencia del ICE por comprar energía fuera del país, ya sea sustrayéndola del MER o comprándole a RECOPE bunker gourmet de alto costo producido en Houston Texas por la transnacional VALERO, que adquirirla ya sea de generadores privados nacionales o de los excedentes al mediodía que los abonados podrían suplirle con sus micros y nano plantas de generación distribuida, de acuerdo a la ley 10,086. Esta es la pésima política de carácter ideológico mas que económico, que realmente ha venido atentando contra la estabilidad laboral de los empleados del ICE, no será el cambio de funciones del CENCE actual al DOCSE futuro, como erróneamente lo interpretan sus sindicalistas.

CONCLUSION

En mi criterio y en base a los datos que he obtenido de la presidencia ejecutiva del ICE, así como del ente regional del mercado regional eléctrico para el pasado mes de enero 2023, el ICE ha dejado de ser una empresa estatal al servicio de los costarricenses, y mas bien se está consolidando como una caja de cobro de la banca extranjera para recuperar durante los próximos15 años, los intereses y el capital de los préstamos otorgados recientemente; y como una empresa de distribución eléctrica que prefiere comprarle energía a los consorcios privados transnacionales afincados y generando desde allende nuestras fronteras la energía solar fotovoltaica que producen en vez de permitirnos a los costarricenses producirla a mucho menor costo y precio en nuestro propio suelo patrio, contribuyendo de esa manera a nuestro desarrollo, a la reducción del desempleo y de la pobreza así como de la delincuencia y de la violencia en ascenso. Deberíamos de llamarlo el Instituto trans regional de electricidad, pero nunca más reconocerle sus intereses económicos, como netamente costarricenses.

Situación a futuro

La situación antes descrita se agravará con el transcurso de los meses mas secos del año, febrero, marzo y abril de este 2023, ya que el dia 25 de enero del 2023, se registró y publicó en la página web del CENCE, la máxima demanda histórica de energía eléctrica del país con una potencia de 1787 Megavatios. De continuar al alza esa demanda, se incrementarán las compras y retiro del MER, y posiblemente hasta se enciendan de nuevo los motores de combustión con bunker gourmet en la planta garabito. El ICE no desea por el momento recontratar energía de los generadores privados, y mas bien anuncia desde ya en su próximo a publicarse plan de la expansión de la generación eléctrica 2022 al 2040, que continuará construyendo otros 971 megavatios de potencia en hidroeléctricas, geotérmicas y bancos de baterías de altísimo costo de generación.

Llamado al patriotismo

Creo que la actual administración del país y del ICE están sumamente conscientes de esa cruda realidad y están haciendo su mejor esfuerzo para revertir esa situación antipatriótica para convertir al ente en una empresa menos endeudada y hacerla coparticipe junto a todos los costarricenses, en el futuro mercado energético distribuido, con cada día mayor carácter democrático que el anterior y obsoleto modelo monopólico estatal fuertemente ineficiente y criticado por todo el país, y del posterior modelo estatal y empresarial privado también seriamente cuestionado por décadas por los sindicalistas del ICE.
















© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.