Logo La República

Miércoles, 26 de enero de 2022



NOTA DE TANO


El fracaso no llega solo; es suma de malas decisiones

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Miércoles 15 diciembre, 2021

Agustín Lleída y el karma

Los sucesivos fracasos de Liga Deportiva Alajuelense se pueden resumir en una sola frase: el equipo está bloqueado mentalmente.

Además, y esto no es asunto de cancha, no nos olvidemos nunca del karma y puede que este otro concepto suene muy duro pero: el que la hace, la paga.

En su oportunidad comentamos en esta Nota, lo desagradable que me resultó como seguidor de la Liga, escuchar al gerente deportivo Agustín Lleida, hablar futbolísticamente mal de jugadores que el separó del equipo como Patrick Pemberton, Christopher Meneses, Kenner Gutiérrez, Allen Guevara y Jonathan McDonald entre otros.

Meses después se dio la situación de Luis Antonio Marín y Harold Wallace y también a lo interno del club, apenas asumió el español, se pasó la escoba y varias glorias del equipo ya retirados, tuvieron que abandonar La Catedral. La lista es larga.

Lea más: "Perdimos la identidad liguista...qué difícil es ver a Moreira como capitán de la Liga": Raúl Pinto

De una u otra forma, esto se paga, porque es el germen de la falta de identidad que hoy reina en el equipo, causa que dirigentes exitosos como Raúl Pinto y el ícono Mauricio Montero, señalan como eje fundamental del descalabro del León.

Los fichajes bomba de Pipo González, Daniel Arreola, Celso Borges, Bryan Ruiz, Johan Venegas, Marcel Hernández y Gabriel Torres entre otros, llenaron de presión a los técnicos de turno: Carevic, Marín y Rudé, quienes no tuvieron la energía de sentarlos por sus flojos desempeños y partido a partido fueron despedazando lo que con mucha ilusión los seguidores del club veían como la Liga del futuro. Por citar un solo ejemplo: el joven y prometedor binomio de defensores centrales formado por Fernán Faerrón y Alexis Gamboa, fue sepultado con los fichajes de Pipo y Arreola.

Lea más: ¿Quiénes son los principales responsables del nuevo fracaso de la Liga?

Además, mala lectura de los partidos del técnico Albert Rudé, sobre todo a la hora de las variantes, unido a que la mayoría de los fichajes bomba bajaron estrepitosamente su rendimiento - y el caso específico del cubano Marcel fue notorio-, nos presentaron a un León traumatizado por los fracasos previos, bloqueado mentalmente, roto emocionalmente y desde luego, superado por un Saprissa que, todo lo contrario, presenta en instancias finales y determinantes, una fortaleza mental y emocional que lo distingue y es, aparte de su buen fútbol, lo que tiene las vitrinas del club repleto de títulos.

Toca analizar mañana la serie final por la corona entre los morados y el Team, porque mentalmente estos son otros cien pesos.

gpandolfo@larepublica.net

NOTAS ANTERIORES








© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.