Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


El equilibrio y la razonabilidad en la toma de decisiones

Siany Villalobos [email protected] | Martes 10 julio, 2018


El equilibrio y la razonabilidad en la toma de decisiones

En cumplimiento de los acuerdos legislativos continúa el proceso para aprobar los nuevos impuestos, se abre nuevamente el periodo de dos días de mociones y se anuncia la recepción de mociones de fondo del primer día, en consecuencia los y las legisladoras podrán participar directamente en las modificaciones por el fondo del proyecto de ley “Fortalecimiento de las Finanzas Públicas”, ya no existirá la excusa de que no conocen el proyecto o que se les privó del derecho a enmienda, situación que demanda mucha responsabilidad ante la ciudadanía costarricense. Las mociones que presenten las y los legisladores pueden ser de forma individual, grupal o por partido político, estas deben ser admitidas por la presidencia de la Asamblea Legislativa y mediante una resolución remitir a la Comisión Especial para su conocimiento, discusión y votación.

Ante esta situación llegó el momento esperado para las nuevas autoridades políticas, diputadas y diputados, para que reflexionen y tomen las decisiones definitivas sobre temas sensibles para la población. Existen preocupaciones razonables en torno a temas como la reactivación económica en el país, que debería ir en forma paralela con el proyecto de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas; las autoridades actuales reconocen la importancia de las estrategias para dinamizar la economía, pero a la fecha se conoce poco o nada sobre acciones concretas en esa dirección, que no pueden esperar más tiempo o ser postergadas.

Otros temas sensibles que requieren decisiones fuertes serán el de sopesar las afectaciones directas a las familias costarricenses, los impactos en la economía que se encuentra en franco desaceleramiento, si se continúa con el tema de gravar la canasta básica, agua, electricidad, eliminar exoneraciones, empleo público, gravar la educación, la salud e incrementar el precio de los medicamentos, que son bastante caros en este país por encontrarse estos a la libre y sin control, entre otros.

Igualmente existen criterios encontrados sobre el tema de gravar cooperativas que tienen un fin social, más que económico, lo mismo ocurre con las mutuales que no pueden ser equiparadas con los bancos, dadas las afectaciones directas al acceso a vivienda, debe considerarse en estos casos, que es difícil operar con reglas iguales en sectores de la sociedad muy distintos.

En cuanto al tema de los destinos específicos, no podemos olvidar que Costa Rica se ha caracterizado por ser un Estado centralista, y que con muchas dificultades ha logrado aprobar legislación con algunas pocas transferencias. Los destinos específicos en algunos casos pueden tener réditos importantes en el desarrollo del país, ejemplo es lo indicado por el decimoctavo informe Estado de la Nación, donde deja claro que el incumplimiento en las transferencias de los destinos específicos, genera efectos perjudiciales de forma directa en el desarrollo del país, muestra de ello es el rezago de inversión pública en infraestructura.

Analizar los destinos específicos es una tarea necesaria y urgente pero requiere mucho cuidado, destinos específicos como los de Conavi, municipalidades, Fodesaf, Dinadeco, entre otros, son misión imposible de rebajar o eliminar sin afectar directamente el desarrollo socioeconómico y social del país.

Ahora bien, la nueva propuesta de moción de texto sustitutivo contempla en el capítulo VII, “DISPOSICIONES VARIAS, REFORMAS Y DEROGATORIAS” que debe observarse con detenimiento y guardando criterios de equilibrio, razonabilidad y progresividad, no se pueden tomar decisiones, sin sopesar los impactos en el detrimento del bienestar de los y las costarricenses, como está ocurriendo actualmente, con la falta de recursos para hacer frente al régimen de pensiones no contributivo, reconociendo la necesidad y vulnerabilidad de esta población.