Enviar
El dilema de los nuevos tiempos

La falta de incentivos provoca que mujeres profesionales descarten la idea de establecer una familia

Melissa González
[email protected]

Cada vez son más la mujeres que lo piensan dos veces para tener un hijo, sobre todo cuando dedican gran parte de su tiempo al trabajo y el estudio.
En países europeos como Alemania, Francia y España, los gobiernos incluso han creado incentivos para que las mujeres se animen a ser madres, mientras que en otros la falta de estos les impide combinar las dos facetas.
“En Italia, la falta de apoyo económico a las madres que trabajan está obligando a las mujeres a elegir entre una carrera y una familia, con lo que ese país ocupa el segundo lugar en bajos niveles de fertilidad dentro de la Unión Europea y el menor nivel de empleo femenino”, según publicó Bloomberg.
En Costa Rica, con el paso de los años, se ha dado una disminución notable, una de las últimas estimaciones —realizada en 2006— apunta que como promedio por pareja la tendencia es tener dos hijos, según el Centro Centroamericano de Población de la Universidad de Costa Rica.
“La incorporación de la mujer al ámbito laboral representa uno de los cambios sociales más significativos de la segunda mitad del siglo XX”, según expresó Eric Quesada, gerente regional para Centroamérica y el Caribe de Manpower, en un artículo facilitado a Magazine.
En Costa Rica son algunas empresas privadas las que impulsan iniciativas para no perder el talento femenino de sus organizaciones, ya sea por medio de horarios flexibles u ofreciendo la opción de trabajar desde el hogar, así como permisos especiales a las trabajadoras, por ejemplo P&G, así como Manpower.

“Las políticas destinadas a compaginar trabajo y vida familiar son un medio eficaz para mejorar la productividad de los trabajadores. Por ejemplo, algunos países —entre ellos Australia— contemplan compaginar los periodos vacacionales escolares con los empresariales haciendo turnos rotativos entre el personal, lo que permite una previa planeación y conciliación familiar”, agregó Quesada.



Incentivos para tener hijos

En Francia

Francia ofrece varias opciones para que las madres sigan trabajando, con lo que la tasa de natalidad ha aumentado. El Gobierno ofrece subsidios para cuidadoras de hasta 428 euros al mes, así como descuentos en las tarifas de trenes, créditos fiscales, exámenes pediátricos gratuitos para los niños menores de tres años, horas de trabajo flexibles y hasta 800 euros por cada recién nacido.
Los incentivos fiscales aumentan por cada hijo sucesivo. Las francesas tienen ahora dos hijos en promedio, la tasa más alta de Europa, en comparación con la de 1,78 hace diez años.


En Alemania

Las leyes de la República Federal de Alemania con respecto a la maternidad tienen diferentes beneficios, antes del día del parto, y después de este, las mujeres reciben un salario, que se calcula con base en el promedio de los últimos tres salarios recibidos.
Otro beneficio es para educación, se otorga después del nacimiento y hasta el segundo año de vida, además como una forma de incentivar que los padres sean parte del proceso de cuido en los primeros meses de vida, se les da un permiso de cuido y salario por 14 meses, este periodo puede ser asumido entre ambos cónyuges, quienes deben dividirse el tiempo.
Por su parte el “Kindergeld” significa mesada para niños, eso es un monto aparte del salario de los padres, con el primero, segundo y tercer niño, se recibe 154 euros.


En España

En España las familias reciben una ayuda de 2.500 euros por nacimiento o adopción, en caso de parto o adopción múltiple, la ayuda se multiplica por el número de hijos.


Ver comentarios