Logo La República

Sábado, 15 de agosto de 2020



COLUMNISTAS


El contagio del Covid-19 crece y las medidas de reactivación decrecen

German Morales [email protected] | Martes 14 julio, 2020


Estamos en el momento más serio y complicado de la emergencia provocada por la pandemia; sin embargo, no se cuenta con medidas tendientes a proteger el empleo, o evitar la quiebra de empresas, ni cierre de emprendimientos. Algo debemos hacer en este momento, donde se indica que se le va a dar con el martillo al coronavirus; pero no se plantean ni se tienen medidas para aliviar el impacto negativo en la economía del uso de ese martillo.

En marzo, cuando inició el contagio, con una eficiencia pocas veces vista, se dictaron las únicas medidas para contrarrestar parte de las consecuencias negativas del cierre de los negocios. Específicamente la “Ley de Alivio Fiscal ante el COVID-19”. La pretensión era proteger el empleo y la producción nacional ante la falta de liquidez y capacidad para adquirir nuevas obligaciones crediticias, y se priorizó que las empresas utilizaran su disponible para pagar salarios antes que atender impuestos.

Alivio Fiscal estableció una moratoria del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en las declaraciones de impuestos de marzo, abril y mayo, estableciendo que el pago se podía efectuar hasta el 31 de diciembre. Exoneración del impuesto al valor agregado en arrendamientos comerciales, quedando exentos del pago los establecimientos utilizados para actividades comerciales, durante abril, mayo y junio. Moratoria de aranceles a los importadores pudiendo nacionalizar, durante abril, mayo y junio, las mercancías sin pagar los aranceles correspondientes, otorgando un plazo para pagar a más tardar el 31 de diciembre. Eliminación de pagos parciales del impuesto sobre las utilidades, que les correspondiera efectuar también en abril, mayo y junio de 2020.

Asimismo, el Banco Central, el Instituto Nacional de Seguros (INS), la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), los bancos de sistema financiero nacional y otras entidades prestadoras de servicios públicos dictaron extensiones de plazos de pago, con el fin de que el sector privado mantuviera su planilla hasta donde le fuera posible.

No obstante, a mediados del mes mayo, se esperaba que dado las medidas tomadas por el Ministerio de Salud y la Presidencia ̶ y lo nunca dicho, el excelente comportamiento de los ciudadanos-, se tenía control del contagio y en consecuencia, íbamos a una apertura lenta pero segura. Éramos el país que mejor lo había hecho. Pero en junio, el contagio, se empezó a complicar de nuevo, iniciando los problemas en la zona norte, y luego en el área metropolitana. Todas estas disposiciones de alivio ayudaron bastante; más no resultaron suficientes para recuperar la economía. Ya el daño se había ocasionado.

Pero, ahora, sin tener el alivio esperado, se vuelve a complicar y se inicia con las nuevas medidas del martillo al coronavirus, que no es más que el mazazo a la economía, y no tenemos una sola medida tendiente a aliviar el impacto. Es más, hoy más que nunca se tiene claro que las medidas de alivio otorgadas, citadas anteriormente, no fueron suficientes, porque se emitieron con el supuesto de que no se iba a aplicar más el martillo, y que era de esperar que la economía iniciara la recuperación franca.

Hoy día, el empresario y los agentes económicos, en general: agricultura, ganadería, silvicultura, pesca, industrias manufactureras, construcción, servicios, comercio , enseñanza y salud, actividades profesionales y administrativas entre otras, lo poco que recibieron fue un corto plazo para el pago que, en todos los casos, no pasa de diciembre.

Ahora nos mantenemos nuevamente sin operación; es decir la economía esta parada y se hace necesario un plan serio de reactivación económica, con normas de alivio, no solo para los meses que estamos viviendo, sino para reestructurar los plazos otorgados en las primeras medidas de alivio fiscal, ya que en esos plazos los alivios otorgados, no son posibles de cumplirse.

Tomando en cuenta que lo prioritario es la reactivación económica, para lograr recuperar el empleo y en definitiva generar ingresos y utilidad que va a producir el pago de impuestos, se debe pensar en algunas medidas de alivio fiscal más eficientes:

1. A los beneficios otorgados con la Ley de Alivio Fiscal , se deben extender el plazo de pago al 31 de diciembre 2021.

2. Elaborar una nueva ley de Alivio Fiscal, que permita suavizar los pagos con los pocos flujos de efectivo que se están generando:

a. Exonerar el IVA de los arrendamientos comerciales de: julio, agosto, setiembre, octubre y noviembre 2020.

b. Exonerar el Pago parcial del impuesto sobre la Renta de setiembre.

c. Ampliar la mora para el pago de IVA para declaraciones de junio, julio, agosto, setiembre, octubre y noviembre del 2020, al 31 de diciembre del 2021.

d. Ampliar la mora para el pago de aranceles de importación para las declaraciones aduaneras de desalmacenajes de junio, julio, agosto, setiembre, octubre y noviembre del 2020, al 31 de diciembre del 2021.

e. Ampliar la fecha de ingreso del 1% del IVA de canasta básica al 1 de julio del 2021.

f. Restructurar el sector agropecuario, y convertirlo en régimen simplificado agropecuario, igual que el régimen simplificado actual, quitándole la obligación de emitir factura, pagar el IVA y Renta cada tres meses, y cobrar una tarifa de IVA del 1%, todo con base en sus compras, o estimado de gastos y costos, de la actividad, para lo cual, Hacienda y el MAG, harán un estudio y fijarán los costos básicos de operación sobre los cuales se pagan los impuestos citados.

g. Establecer una moratoria de un año, al ingreso de las tarifas de impuestos escalonadas de IVA para que se inicie el cobro el 1 de julio del 2021, en

i. IVA Servicios Turísticos

ii. IVA Sector Construcción

3. A fin de promover las transacciones entre compañías y que las empresas golpeados por el coronavirus puedan reconvertirse, emitir una resolución para que lo establecido en la Nueva ley de renta en su artículo 27 quater, y en la Ley de IVA 9 inciso 4, se mantenga para toda operación de reorganización realizada hasta el 30 de junio 2021, como consecuencia de la crisis.

4. A nivel municipal, exonerar el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles, del segundo semestre del 2020.

5. A nivel de la CCSS, emitir resolución en el sentido de que las empresas que contraten personal nuevo del 1 de agosto 2020 al 30 de julio 2021 la cuota obrera y patronal, se reduce al 50%, en este periodo.

6. Para el sector turismo, y con el fin de promover el turismo interno, todas aquellas empresas que tengan un plan de incentivos, para empleados, aprobado por su Junta Directiva, que rija del 1 de agosto del 2020 al 31 de diciembre del 2021. Incentivos para motivar a su personal, para premiar el pago de cumplimiento de metas, premiar las celebraciones de cumpleaños, festejos del días secretarias, días de la madre, aniversarios, etc., en tanto los festejos serán realizados en empresas hoteleras del país, se le acepte lo pagado como gasto deducible para el impuesto sobre la Renta, y no será considerado salario en especie, tanto por Hacienda, como por la CCSS. El hotel por su parte no cobrará el IVA en esos servicios.

7. Sector construcción: donde se desarrollen proyectos de obra pública, vivienda o comercial, las empresas encargadas deberán contratar al menos un 50% de sus empleados con personas del cantón, y por ello, la Municipalidad, no cobrará los impuestos de permisos de construcción. Esta medida regiría de agosto del 2020 a diciembre 2021.

Hoy más que nunca, nos queda la posición de las autoridades de Hacienda, sobre la necesidad de compensar de alguna forma todos esos dineros que dejarían de percibir, todo ello, solo es posible recuperarlo si se reactiva la economía; no se puede pagar impuestos si no hay ventas, no hay consumo, no hay utilidad.

Recordemos que, en épocas de recesión o decrecimiento económico, una forma probada de surgir nuevamente es incentivar la producción, y ante la gravedad de esta pandemia sin precedentes, el sector empresarial, requiere muchísimo apoyo, para intentar mantener y elevar la producción, y por ende el empleo, que supera el 15 %, y podría incrementarse.

NOTAS ANTERIORES


Un intruso inoportuno

Jueves 13 agosto, 2020

Ya nuestras finanzas públicas venían en deterioro acelerado, producto de un gasto excesivo durante muchos años

Una ley incongruente

Jueves 13 agosto, 2020

La Ley Marco para la Regulación del Hospedaje No tradicional y su Intermediación a través de las Plataformas digitales es una regulación corporativista, incompa

El control del territorio costarricense

Miércoles 12 agosto, 2020

Uno de los puntos básicos en la definición de las responsabilidades de un gobierno es que debería controlar lo que ocurre en todo el territorio nacional (sobera






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.