El cambio climático como una oportunidad en el campo laboral
Shutterstock/La República
Enviar

El cambio climático es una realidad mundial y tiene el potencial de afectar de manera significativa los mercados laborales. Esto se puede presentar de manera directa, a través de fenómenos naturales como inundaciones, huracanes, olas de calor y otras fluctuaciones en los patrones climáticos, o de forma indirecta: cambios en las políticas y regulaciones con respecto a la reducción de emisiones de carbono.

En Costa Rica estamos conscientes del tema, pero ¿qué podemos hacer desde el ámbito laboral para marcar la diferencia?

Hasta el momento, lo común es que algunas organizaciones hagan esfuerzos por crear algún tipo de comité que apoye en temas de sostenibilidad a la empresa. Sin embargo, para que este esfuerzo tenga un efecto positivo magnificado, debería ser pensado como una oportunidad en potencia, para que los colaboradores de su organización se interesen por el proyecto, lo asuman como parte de la identidad organizacional y se involucren de forma comprometida con el paso del tiempo.

Es importante que los colaboradores se sientan integrados al programa de acuerdo con sus intereses y no en la obligación de cumplir un requisito dentro de las demandas de la organización. Eso ayudará a que estos mantengan o afiancen su sentido de pertenencia a una compañía que se proyecta hacia el tema ambiental no solo como una “imagen verde”, sino como un verdadero nicho de oportunidades en donde la ganancia que se obtiene es integral para los asociados, la organización, los colaboradores, el planeta, la consciencia y la educación ambiental.

Un último aspecto importante que no debemos dejar de lado es que, al promover estas iniciativas, la compañía estará generando ahorros importantes a mediano y largo plazo; ese ahorro se podría convertir en una oportunidad adicional para reinvertir estos esfuerzos en otros proyectos o bien, en alicientes para que el personal se mantenga activo dentro de la organización.

Puntos claves

  • Observar y conocer a los colaboradores es vital para identificar quiénes realmente se apasionan por el tema
  • Crear una red formal de colaboradores apasionados por el tema ambiental, preferiblemente interdisciplinaria, donde se involucren distintos departamentos y niveles jerárquicos
  • Inscribir la organización en algún programa relacionado: Bandera Azul Ecológica o Carbono Neutralidad, entre otras
  • Asignar un presupuesto a disposición del proyecto: consultorías, charlas, materiales, incentivos
  • Establecer un espacio, validado por la organización, en donde se pueda dar seguimiento al proyecto, plantear nuevas propuestas y ejecutar los planes
  • Brindar visibilidad comunitaria a la organización y sus proyectos ambientales, para que la población pueda involucrarse, alinearse con la propuesta, escuchar resultados y emitir la retroalimentación necesaria


Escrito por: Cristin Sibaja BDS Factor Humano


Ver comentarios