El aumento que pidió CNFL NO es del 40%
Enviar

Que todo es relativo es, justamente, relativo. Hay cosas que podríamos llamarlas absolutas, que no permiten interpretaciones ambiguas y este es el caso.

La semana pasada se conoció que la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) solicitó dos aumentos a la Aresep, uno del 26% para el segundo semestre de 2017 y otro de un 14% para 2018, con lo que un importante matutino afirmó que la empresa solicitaba un 40% total de incremento.
La realidad es que los incrementos no son acumulables, ya que ambos se aplican sobre la tarifa actual, lo que redundaría en 2018 en una rebaja.
Suena extraño, pero así es.
La tarifa comercial actual es de ¢105 por cada kilovatio-hora (KWh) y con el aumento solicitado para este año sería de ¢133 por KWh, es decir un 26% de aumento.
Para 2018, y aquí es donde hay que tener cuidado, se solicitó un aumento del 14% respecto a la tarifa actual, es decir sobre los ¢105 por KWh. De esta manera el valor en 2018 para cada KWh sería de ¢120.
Así, entre julio y diciembre de 2017 los usuarios comerciales pagarían ¢133 por KWh y a partir de enero de 2018 ¢120 por KWh. Claramente, no se trata de un 40% de incremento.
Esta “extraña” manera de calcular aumentos por parte de CNFL responde a la necesidad estimada para cada año de generar recursos propios y, básicamente, sanear sus finanzas, las cuales finalizaron en rojo en 2016.
No es necesario aclarar que no está en discusión en esta sección si los aumentos solicitados son altos o bajos y si las razones son válidas, aunque quien escribe considere que no hay motivos en el mercado para que los aumentos tengan que ser de dos dígitos.
Lo que sí es necesario, es decir las cosas como son.

 

 
Ver comentarios