El Air Force One cuesta millones porque es una Casa Blanca aérea
Foto Bloomberg.
Enviar

Donald Trump apuntó a uno de los emblemas más visibles de la presidencia estadounidense con su ataque a los planes para fabricar un nuevo Air Force One, volviendo al mensaje iconoclasta que le llevó a ser elegido para la oficina que ocupará en seis semanas.

En un tweet enviado el martes por la mañana, Trump dijo que el contrato con Boeing para construir dos nuevas versiones del avión presidencial era demasiado caro. Estimó que el precio sería de $4 mil millones, añadiendo: “¡Cancelen la orden!”.

El mensaje colocó, una vez más, a una importante corporación de Estados Unidos en el punto de mira del presidente electo. Una nueva versión de Air Force One no estaría disponible hasta al menos 2023, avanzado el segundo mandato de Trump si fuera reelegido. Hasta entonces, Trump heredará el avión en el que ahora viaja el presidente Barack Obama, reemplazando al querido Boeing 757 del multimillonario, en el voló por todo el país durante su campaña.

Sin embargo, el Air Force One no es solamente un 747. El avión es “una Casa Blanca aérea”, dijo Mackenzie Eaglen, un miembro de defensa en el American Enterprise Institute. Está equipado con comunicaciones seguras, sistemas de defensa clasificados e incluso una sala de operaciones, y está construido para ser reabastecido en el aire y sobrevivir a una guerra nuclear. No es fácilmente reemplazable.

Ver comentarios