Enviar
ESQUINA EPICUREA
El agua en la gastronomía

Es hora de rendir tributo a uno de los ingredientes más nobles y claves en el mundo de los alimentos y las bebidas y uno de los menos atendidos: el agua. Hablamos desde luego del agua pura, el agua limpia, el agua como fuente de vida que se integra a recetas y transforma el sabor creando una nueva composición, texturas, brillantez en el caso de bebidas y un sinfín de efectos físicos y químicos de los cuales hasta ahora poco han sido tratados.
No es casualidad entonces que en la Expo de Zaragoza se haya acogido la presentación del libro “El agua en la gastronomía del siglo XXI”, obra de la Asociación Española de Gastronomía en la que se trata de la importancia de este bien imprescindible para la vida.
La noticia dice: “El agua en la gastronomía del siglo XXI”, editado por Grupo Everest, se presentó el pasado lunes en un escenario ideal, ya que Zaragoza se ha convertido en la capital mundial del agua, según declaraciones de Rafael Ansón, presidente de la Asociación Española de Gastronomía, “Zaragoza se identifica con el agua y el agua con Zaragoza, y por lo tanto para hablar con el agua nos basta simplemente con pasear por la Expo para demostrar que es un tema importante y prioritario”.
“El agua en la gastronomía del siglo XXI” hace un homenaje a la cultura del agua y nos introduce en su conocimiento a través de distintas miradas. Se pasa por la introducción del agua en las recetas más clásicas, como el gazpacho, las sopas, las infusiones, los sorbetes y los helados. En este libro han participado grandes chefs, como Ferrán Adrià, Juan Mari Arzak, Pedro Subijana, Toño Pérez y Santi Santamaría, también los 17 restaurantes con tres soles de la Guía Campsa y los cinco grandes restaurantes de Aragón. También hay una introducción a la cata de aguas de la mano de la gran enóloga María Isabel Mijares y García-Pelayo.
En el mundo de las bebidas, el agua forma parte fundamental de recetas clásicas de bebidas como la cerveza, el whisky y muchas más, en la cerveza en Costa Rica un claro ejemplo son los manantiales “De Echeverría”, ubicados en Heredia, de los cuales brota el maravilloso líquido que compone las recetas de las cervezas que se producen en el país. Tomaremos algunos espacios de columnas futuras para seguir hablando del agua, nadar en sus ingredientes y conocer el efecto que este líquido de la vida provoca en los alimentos y bebidas para el sano disfrute de esta.
¡Buen provecho y hasta la próxima semana!
Ver comentarios