Enviar
¡EFICIENTE Y LETAL!
La nueva Italia vence a una combativa Alemania, que luchó hasta el último segundo del partido

La selección italiana madrugó ayer a Alemania con dos goles de Mario Balotelli y jugó luego con inteligencia y eficiencia defensiva, para obtener una victoria que la clasifica a la final de la Eurocopa y demuestra que tiene con qué pelear el título.
Alemania, inclaudicable como es su estilo, llevó el partido hasta el límite y terminó jugando con su portero Neuer en funciones de líbero y hasta de delantero en un cierre de infarto, principalmente cuando los germanos descontaron (2 a 1), en el minuto 92 del juego.
El partido se definió a favor de Italia, no tanto porque Alemania haya jugado mal, sino por lo bien que planteó el juego Cesare Prandelli y la respuesta que le dieron sus jugadores en el campo.
Joaquim Löw, técnico alemán, envió a sus hombres a hacer lo que mejor saben, y desde el arranque fueron sobre la meta de Gianluigi Buffon, quien respondió a las exigencias del juego, al igual que sus compañeros, principalmente Andrea Pirlo, Antonio Casano y Balotelli, los abanderados de la victoria italiana.
Pirlo fue el encargado de poner la pausa ante el violento arranque germano, y de tirar a su equipo hacia adelante demostrándole al rival que el partido no sería un monólogo. Fue así como al min. 19, Casano superó a Hummels y sacó un centro directo a la cabeza de “Super Mario”, Holger Badstuber no pudo reaccionar y Balotelli la hundió en el marco alemán. Desconcentración germana y mérito a la eficiencia italiana.
Parecía que el pasado tocaba a la puerta y traía aquel paquete de reveses alemanes ante Italia, pero los teutones querían revertir la historia, fueron por el empate y Özil, Khedira y Podolski probaron a Buffon, quien de nuevo supo responder.
El 2 a 0, llegó al min. 35, tras un balón largo que sacó desde la defensa izquierda el mediocampista Riccardo Montolivo; Alemania aplicaba el fuera de juego, pero Phillipp Lahm cayó en las redes de Balotelli quien picó justo hacia el arco de Neuer y lo acribilló de una forma que el arquero alemán se convirtió en el espectador más cercano a la anotación.
Luego de eso el partido fue de una Alemania utilizando todos sus recursos en busca del empate, pero Italia, casi que perfecta en defensa, contragolpeó de una forma que tuvo para dos o tres goles más. Al min. 92 un penal que convirtió Özil les dio unos segundos de esperanza a los germanos, que ya jugaban desde hacia varios minutos con su portero Neuer en campo italiano, pero aquello fue tan solo fue el último suspiro alemán.

Luis Rojas
[email protected]

Ver comentarios