Enviar
EE.UU. refuerza su papel en Haití
Bill Clinton, enviado especial de la ONU para Haití, llegó a Puerto Príncipe acompañado de un cargamento de ayuda humanitaria

Washington
EFE

Estados Unidos reforzó ayer su intervención en Haití con el envío de más tropas y la visita del ex presidente Bill Clinton, al tiempo que se defendió de las críticas de otros países por el papel que desarrolla en esta crisis humanitaria.
Bill Clinton, enviado especial de la ONU para Haití, llegó ayer a Puerto Príncipe acompañado de su hija Chelsea y de un cargamento de ayuda humanitaria destinado a paliar las necesidades de cientos de miles de damnificados por el terremoto del pasado martes.
El ex presidente recorrió algunos de los centros hospitalarios que están atendiendo a los heridos, para conocer en primera persona sus vivencias y la situación que atraviesa el país caribeño, con el que mantiene una estrecha relación.
En una entrevista con CNN, el ex presidente mostró su preocupación por el futuro a mediano plazo de Haití, y destacó la importancia de recaudar fondos para su reconstrucción.
Clinton impulsa, junto al ex presidente George W. Bush, un fondo para la reconstrucción del país caribeño.
La visita de Bill Clinton se produce dos días después de la realizada por su esposa, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, quien viajó hasta el país antillano para trasladar al pueblo haitiano la solidaridad y el compromiso de Washington.
El matrimonio Clinton ha expresado en varias ocasiones su cercanía con el pueblo de Haití, donde pasaron su luna de miel hace 35 años y a donde han regresado en varias ocasiones.
Mientras, EE.UU. preparaba ayer la llegada a Haití de otros 7.500 militares, que se sumarán a los 5.800 ya desplazados al país, en medio de críticas de algunos países por la gran presencia militar en Haití y el control que ha asumido del aeropuerto de Puerto Príncipe.
El Ejército de Estados Unidos comenzó ayer, además, a inspeccionar el puerto de Puerto Príncipe, que está inoperativo, para evaluar los daños y prepararlo para la reapertura esta misma semana, lo que serviría para abrir una nueva vía de entrada de ayuda y suministros.
Un día después del terremoto, las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos comenzaron a operar el aeropuerto, por el que han pasado hasta el momento un total de 600 vuelos con personal humanitario, suministro de primera necesidad y evacuados.
El viernes, el departamento de Estado legalizó la cesión del control del aeropuerto a los soldados estadounidenses mediante la firma de un Memorando de Entendimiento.
El aeropuerto opera a plena capacidad durante las 24 horas, lo que le permite actualmente recibir 100 vuelos diarios con suministros y ayuda humanitaria.
Algunos países, como Francia, Venezuela y Nicaragua, se han quejado de la falta de coordinación y de la congestión en el aeropuerto, y consideran que los vuelos de Washington tienen prioridad sobre los de otros países.
El secretario de Estado de Cooperación francés, Alain Joyandet, había pedido esta mañana en París que la ONU precisara el papel de Estados Unidos en Haití, porque “no se trata de ocupar el país, sino de ayudarle a que recobre la vida”, dijo.
Ver comentarios