Enviar
EE.UU. trabaja en retirada de tropas de Irak

Washington
EFE


El acuerdo entre Estados Unidos e Irak sobre la permanencia de las tropas estadounidenses en el país árabe incluirá un marco temporal para la retirada de esos soldados, admitió ayer la Casa Blanca.
George W. Bush, presidente de Estados Unidos, y el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, hablaron este jueves por videoconferencia y “llegaron a un entendimiento” para “cerrar lo antes posible” las negociaciones sobre dicho acuerdo, reveló la Casa Blanca en un comunicado.
Ambos convinieron en que esas conversaciones deben incluir “un horizonte general de tiempo” para el logro de ciertas metas, como el control de la seguridad por parte iraquí de ciudades y provincias y “nuevas reducciones de las fuerzas de combate estadounidenses”, explica la nota oficial.
Esas metas “se basarán en que continúe la mejora de las condiciones sobre el terreno y no en una fecha arbitraria para la retirada” de las tropas, matiza.
El texto del comunicado constituye lo más cercano habido hasta ahora a una admisión por parte de la Casa Blanca de que el eventual acuerdo incluirá algún tipo de calendario para la salida de los cerca de 150 mil soldados estadounidenses desplegados en Irak.
Ese acuerdo, que se negocia con irregular fortuna por ahora, establecerá un marco para la permanencia de las tropas estadounidenses una vez expire en diciembre el mandato de la ONU que la legaliza.
A medida que ha mejorado la situación de la seguridad en Irak, el Gobierno iraquí se ha mostrado más firme en sus requerimientos.
Maliki, apoyado por legisladores iraquíes, había sugerido la necesidad de incluir un calendario de retirada en el acuerdo.
En concreto, el Gobierno iraquí sugiere la retirada completa de las fuerzas estadounidenses una vez las tropas del país árabe hayan asumido el control total de la seguridad del territorio.
A principios de este mes, el asesor de Seguridad Nacional iraquí, Muafak al Rubaye, había afirmado que Bagdad no firmaría ningún acuerdo que no contuviera un calendario de salida.
La Casa Blanca siempre se ha negado a fijar fechas concretas para la salida de los soldados, con el argumento de que eso alentaría a los insurgentes.
Washington asegura que cualquier decisión se adoptará de acuerdo con las recomendaciones de los mandos militares y las condiciones sobre el terreno.


Ver comentarios