Enviar
EE.UU. recordó víctimas del 11-S

Los aspirantes a la Casa Blanca asistieron juntos a los actos conmemorativos en la zona cero


Nueva York
EFE

La ciudad de Nueva York conmemoró ayer el séptimo aniversario de los atentados del 11 de septiembre y, como en otros muchos lugares de Estados Unidos, se rindió tributo a las casi tres mil víctimas en actos a los que se unieron este año los candidatos presidenciales, Barack Obama y John McCain.
Los aspirantes a la Casa Blanca acudieron a la “zona cero” después de una ceremonia en la que familiares y estudiantes, en representación de más de noventa países que perdieron a ciudadanos aquel día, leyeron los nombres de los 2.751 fallecidos en el World Trade Center.
El demócrata Obama y el republicano McCain no participaron en esa ceremonia matinal con el fin de mantener el carácter apolítico que ha tenido hasta ahora ese acto.
Sin embargo, ambos habían manifestado su deseo de acudir ayer juntos a la “zona cero” dejando de lado la política.
Por ello, a partir de las 16.00 hora local (20.00 GMT) Obama, que acudió sin su esposa, y McCain, que asistió con su mujer Cindy, fueron recibidos por el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, y juntos descendieron por la rampa que conducía a la base del solar donde se edifica el nuevo WTC.
Sin realizar declaraciones, los políticos depositaron una rosa en un estanque circular ya repleto de las flores que habían dejado durante la ceremonia de la mañana los familiares de las víctimas y guardaron un minuto de silencio.
Antes y después de ese sencillo acto, Obama y McCain conversaron con algunos familiares de los fallecidos y también con policías, bomberos y trabajadores que presenciaban el acto.
Esos mismos sentimientos de respeto hacia las víctimas, apoyo a los allegados y gratitud a quienes participaron en las tareas de rescate fueron compartidos ayer por numerosos residentes en este país, que participaron en un gran número de actos en recuerdo de aquella tragedia.
Entre ellos, la inauguración de un memorial en homenaje a las 184 personas que perdieron la vida cuando uno de los aviones secuestrados por terroristas se estrelló contra el edificio del Pentágono en Washington.
El presidente estadounidense, George W, Bush, señaló en la inauguración de ese memorial que el 11 de septiembre de 2001 “fue uno de los peores días” en la historia del país, pero en el que se vio también “algunos de los actos más valientes” en Estados Unidos.
Bush y el vicepresidente Dick Cheney, con sus respectivas esposas, guardaron en la Casa Blanca un minuto de silencio en homenaje a las víctimas de aquellos atentados, que acabaron también con la vida de 40 personas, al estrellarse otro de los aviones secuestrados en la localidad de Shanksville (Pensilvania).
Además, miembros del Congreso de Estados Unidos en Washington hicieron una pausa en sus quehaceres diarios hacía el mediodía y recordaron en silencio a las víctimas.
Al igual que en anteriores aniversarios, los neoyorquinos también guardaron silencio a las 08.46 hora local y a las 09.03 hora local, coincidiendo con los momentos en que dos de los aviones secuestrados se estrellaban contra las Torres Gemelas.
La lectura de nombres de los fallecidos se interrumpió en otras dos ocasiones, que marcaban los momentos en que se derrumbaron tan emblemáticos edificios.
Numerosos familiares no pudieron contener la emoción al leer los nombres de sus allegados y algunos expresaron mensajes de cariño hacia sus parientes fallecidos, antes de dejar la tribuna a los siguientes lectores.
Todos ellos pudieron un año más descender hasta la base del solar en que se edifica el nuevo WTC, algo que han reclamado con firmeza por considerar que ese espacio, en el sur de Manhattan, es un terreno “sagrado”.
A la ceremonia, que se celebró en el parque Zucotti, próximo a la “zona cero”, asistieron el secretario de Seguridad Interior de Estados Unidos, Michael Chertoff, el gobernador de Nueva York, David Paterson, y el de Nueva Jersey, Jon Corzine, así como Bloomberg y su antecesor Rudolph Giuliani, entre otras personalidades.
Al anochecer, dos potentes haces de luz iluminarán un año más la noche neoyorquina, como homenaje a los fallecidos y a quienes trabajaron de forma denodada en las labores de rescate.
Este “Tributo de Luz” continuó hasta el amanecer y se sumará al rendido por otros edificios de la ciudad, como el Empire State Building, que anoche lució los colores de la bandera estadounidense.
Ver comentarios