Educación es la clave
Fotografías: Shutterstock.
Enviar

¿Se imagina un grupo de hombres enseñando a otros hombres a convertirse en “hombres nuevos” para eliminar el machismo, maltrato contra la mujer y construir una nueva identidad masculina en ellos? Esto se practica ya en 10 cantones de Costa Rica.

El sociólogo francés Pierre Bourdieu explica cómo la “dominación masculina ha sido la madre de la violencia contra la mujer, es consecuencia en la persistencia de desigualdades por razón de género, se encuentra profundamente encarnada en el inconsciente que ya ni la percibimos; el orden establecido la vuelve invisible, una violencia física y simbólica”.

La “división sexista” del trabajo, dice este sociólogo, la designación de comportamientos tanto de hombres como mujeres que surgen durante la historia de la humanidad, hacen de ambos dos sociedades separadas, donde la mujer se somete al hombre “institucionalizando” la visión del mundo y de las relaciones desde un punto de vista masculino.

La escritora británica Virigina Woolf, citada por Bourdieu, explica el “poder hipnótico” de la dominación masculina a través de una sociedad utilizada para conspirar contra la mujer, en la que culpa al Estado y a los medios de comunicación.

Hoy, el proyecto “Prevención de la violencia contra las mujeres, trata y femicidio”, coordinado por el Instutio Nacional de las Mujeres (INAMU),  trabaja la prevención “reconstruyendo la identidad desde la niñez, porque la construcción del machismo así como la violencia son una decisión”, explica la ministra y presidenta ejecutiva del INAMU, Alejandra Mora. El número ya alcanza a 17 mil beneficiados en los diferentes programas, zonas rurales incluidas, entre los que destacan estos grupos de hombres enseñando a otros hombres. Un acertado trabajo educativo para el necesario cambio de cultura.

Instituciones estatales trabajan conjuntamente para una mejor prevención y defensa de la víctima: el INAMU, el PANI, el Ministerio de Justicia y Paz, Seguridad Pública y el Poder Judicial unen esfuerzos para reconstruir el concepto clásico de “masculinidad”, a través de la educación, el cambio debe ser del “corazón, no de la razón”, como explica el médico forense y especialista en violencia contra la mujer, Miguel Lorente.

“Los hombres no tenemos las habilidades sociales de control de la ira y resolver conflictos pacíficamente con una masculinidad positiva”, asegura el viceministro de Paz, Víctor Barrantes.


Lorente afirma que “la cultura es conocimiento, no genética”, por ello la educación es fundamental para luchar hoy contra el “posmachismo”, mampara que esconde la “cultura dominante patriarcal”, según el especialista.

¿Por qué “nuevos hombres”? La española Cecilia Rosado, experta en Derecho Constitucional, explica que para eliminar los estereotipos propios a la identidad tradicional de lo que hemos fabricado socialmente como “masculinidad”, se debe “romper con la construcción de los mismos desde la niñez”.

Además, considera Rosado, el empoderamiento político es fundamental para la libertad e igualdad de las mujeres. Hoy, según la ONU, solo el 22% de parlamentarios en el mundo son de género femenino.

Por ello, el INAMU apoya la iniciativa de mujeres parlamentarias y juezas de la Corte Suprema de Justicia demandando el “cumplimiento del derecho a una participación femenina igualitaria en todos los puestos y la consolidación de un pacto social por la paridad de género”.

La psicóloga Carmen Carrasco considera que “para ser un agente de cambio positivo, la mujer no debe reproducir el comportamiento masculino tradicional, lo que condenaría al fracaso la igualdad de género”.

El Ministerio de Educación Pública, en coordinación con el INAMU, ha abierto las “Escuelas para la igualdad”, con el fin de enseñar y analizar una nueva cultura igualitaria entre niños y niñas.

Ello es un ejemplo de la nueva cultura hacia la cual se debe dirigir la humanidad en la que hombres y mujeres son diferentes, pero nunca uno superior al otro.

Carmen Juncos y Ricardo Sossa
Redactores y Editores Jefes

[email protected]

Fuente:  Bourdieu, Pierre. “La domination masculine”. Ed. Du Seuil. 1998.



Ver comentarios