Arturo Jofré

Arturo Jofré

Enviar
Viernes 8 Agosto, 2008

Educación superior en la mira

Arturo Jofré

El desarrollo de la educación superior en Costa Rica ha estado en las últimas décadas en la mira social y del mundo académico. Este fenómeno no es costarricense, sino que responde a los fuertes cambios que se dieron en este campo en casi toda América Latina durante este periodo. El cambio más importante fue el nacimiento del concepto de universidad-empresa, el que generó un cisma en la varias veces centenaria institución, la que venía caminando bajo un formato originado en Alcalá de Henares y Salamanca desde poco después de la llegada de Colón.
Es frecuente en el debate nacional observar cómo se enfrentan las posiciones y cómo se trata de profundizar las diferencias. Después de más de tres décadas de la existencia de la universidad privada en nuestro país, es hora de hacer algo diferente. El encuentro entre los rectores de las universidades públicas y al que asistimos una buena cantidad de rectores de universidades privadas fue un buen preámbulo, pero el camino es largo y muy parecido a muchos de nuestros caminos: con bastantes huecos. Creo que hay algunos aspectos relevantes para poder avanzar, veamos.
* Los rectores de universidades públicas y privadas deben concentrarse en avanzar en las coincidencias y dejar de lado, por lo menos en esta etapa inicial, el seguir discutiendo y profundizando las diferencias.
* La calidad de la educación debe ser el norte y el corazón de cualquier avance. Ese es nuestro desafío social. La calidad debe conceptualizarse como inherente a la educación, sea pública o privada.
* La universidad privada, en este concepto empresarial, es una realidad que forma parte de nuestro escenario de la educación superior, como ocurre en toda América Latina. Si se quiere avanzar hay que aceptar este concepto.
* Se debe trabajar en torno a indicadores de calidad que en el mundo académico son ampliamente aceptados. La educación es una tarea que siempre se está construyendo, pero es necesario poner líneas de avance en el camino.
* Se deben respetar las diferencias, no tratar de clonar la educación superior. Es necesario no confundir la calidad con la forma de lograr los resultados, con la forma de enfocar o de gestionar los procesos.
En la Asamblea Legislativa hay un proyecto para reformar la ley que rige a las universidades privadas, ha habido tantos que he perdido la cuenta. Hay otro proyecto de ley relacionado con el Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (SINAES), el cual convoca voluntariamente a las carreras para evaluar si cumplen con los estándares de calidad prescritos por ese organismo. Estos proyectos están siendo tan controversiales que nos hacen pronosticar nuevos choques que no darán valor agregado a la discusión ni al contenido.
Creo que hay que reunirse para que en un clima sano se pueda analizar, discutir, argumentar y buscar coincidencias, que permitan entregarle a nuestra sociedad una muestra de madurez para construir una universidad sin apellidos. Esa es la agenda que está pendiente.