Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



GLOBAL


Economía y política en cita de Rousseff y Obama

Redacción La República [email protected] | Lunes 09 abril, 2012



Economía y política en cita de Rousseff y Obama

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibirá hoy en la Casa Blanca a su homóloga de Brasil, Dilma Rousseff, para reforzar la creciente cooperación bilateral en comercio, energía y educación, con las discrepancias entre ambos sobre Irán y Cuba como telón de fondo.
Obama, que estuvo en Brasil en marzo de 2011, y Rousseff, que llegó ayer a Washington en su primera visita oficial a EE.UU. como presidenta, hablarán de cómo seguir trabajando "para hacer crecer los vínculos comerciales, económicos, en educación e innovación entre los dos países", según la Casa Blanca.
Los presidentes aprovecharán su reunión para analizar los "progresos" en los diálogos sobre energía, economía y finanzas instaurados el año pasado durante la visita de Obama a Brasil, anotó la residencia oficial.
En la cita revisarán la vasta relación bilateral, con particular interés en el intercambio comercial, que en 2011 sumó $74.000 millones pero que ambos gobiernos desean ampliar, sobre todo ahora que Estados Unidos empieza a dar señales de recuperación.
Estados Unidos fue durante décadas el principal socio comercial de Brasil, pero fue desplazado a inicios del año pasado por China, que hoy es el mayor destino de las exportaciones brasileñas.
Sin embargo, el comercio con Estados Unidos mantiene una mayor "calidad", pues casi la mitad de las exportaciones al país del norte son de productos manufacturados, que en el caso de China representan un escaso 4,6%, según la Asociación de Comercio Exterior de Brasil.
En ese marco, el Gobierno brasileño, que apunta a fortalecer a la industria nacional para que el país deje de ser un mero exportador de materias primas, como es en el caso de su relación de China, apuesta a la ligera mejora de la economía de Estados Unidos para aumentar los intercambios.
El interés comercial y económico del viaje de Rousseff estará reforzado por dos eventos entre empresarios de ambos países en los que la mandataria participará mañana mismo, después de su visita a la Casa Blanca.
Pero más allá del carácter económico de la visita de Rousseff, su presencia en Washington puede ser una oportunidad para que Obama pida a Brasil "apoyo a sanciones más profundas sobre Irán" por su programa nuclear, de acuerdo con un informe del independiente Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS).
Obama cree que las sanciones impuestas por EE.UU. y la Unión Europea (UE) a Irán por su programa nuclear están funcionando, mientras que, por contra, Rousseff cuestionó recientemente su efectividad.
El otro asunto en el que las discrepancias entre Obama y Rousseff son evidentes es la participación de Cuba en la Cumbre de las Américas, a la que ambos mandatarios asistirán el próximo fin de semana en Cartagena de Indias (Colombia).
Fuentes oficiales brasileñas dijeron a Efe que Rousseff le manifestará a Obama su "convicción", compartida con la mayoría de los países latinoamericanos, de que la de Cartagena debería ser "la última" cumbre americana "sin Cuba".
Obama tendrá que lidiar en Cartagena con el debate sobre la presencia de Cuba en las próximas Cumbres de las Américas, después de que no se llegara a un consenso para invitar a ese país a la que va a acoger Colombia.
El único Gobierno que ha manifestado abiertamente su rechazo a invitar a Cuba a Cartagena es Estados Unidos, que considera que ese país caribeño no cumple con el requisito democrático que los participantes en las Cumbres de las Américas establecieron en 2001.
También en Cartagena se debatirá sobre la lucha antinarcóticos en el continente, con muchos países que opinan que hay que cambiar de estrategia y la propuesta de Guatemala a favor de la legalización de las drogas como solución.
En ese debate tienen un papel crucial tanto EE.UU. como Brasil, que son los dos mayores consumidores de cocaína en el continente, como recordó esta semana Paulo Sotero, del Centro de Estudios Woodrow Wilson, en un foro organizado por Diálogo Interamericano en Washington.

Brasilia, Washington / EFE