Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Economía británica creció más de lo esperado antes del Brexit

Bloomberg | Jueves 28 julio, 2016

Tipo de cambio en un tablero de anuncios fuera de una tienda de divisas en Benidorm, España. Bloomberg/La República


La economía del Reino Unido tuvo un desempeño superior al esperado antes de que el país tomara la sorprendente decisión de abandonar la Unión Europea.
El crecimiento aceleró del 0,4% en el primer trimestre al 0,6% en el segundo, dijo la Oficina de Estadísticas Nacionales en Londres. La mediana de pronósticos en una encuesta de Bloomberg era de una expansión del 0,5%.
El avance podría marcar el fin de más de tres años de crecimiento ininterrumpido. Encuestas recientes sugieren que el triunfo del Brexit el mes pasado golpeó inmediatamente la confianza de empresas y consumidores; en julio, las ventas minoristas sufrieron la mayor caída en más de cuatro años. Los economistas proyectan que el producto interno bruto se contraiga este trimestre y el que viene, lo que llevará al Reino Unido a su primera recesión desde 2009.
“Tenemos datos limitados sobre la economía tras el referéndum, pero los que tenemos señalan un deterioro importante”, dijo Simon Kirby, economista del National Institute of Economic and Social Research.
La pérdida de confianza podría afectar la inversión, el empleo y el gasto en consumo, lo que presionaría al presidente del Banco de Inglaterra (BOE, por sus siglas en inglés), Mark Carney, y a la primera ministra Theresa May para que provean estímulo monetario y fiscal. La libra esterlina retrocedió un 12% frente al dólar desde el referéndum.
Los servicios, la parte más grande de la economía, crecieron un 0,5% en el segundo trimestre. La producción industrial se expandió un 2,1%, el alza más grande desde 1999, en tanto la fabricación saltó un 1,8% y se disparó la producción de energía. La construcción cayó un 0,4%. El PIB se elevó un 2,2% en comparación con el año anterior.
El crecimiento se concentró al comienzo del trimestre; los tres sectores registraron fuertes subidas en abril. Los servicios y la producción industrial se mantuvieron más que nada estancados en los siguientes dos meses y cayó la construcción, lo que sugiere que la actividad ya se estaba debilitando antes del referéndum.

Como Martin Weale, uno de los funcionarios del BOE, declaró esta semana que ahora apoya la aplicación de un estímulo inmediato, los inversores están convencidos de que el Comité de Política Monetaria del banco recortará las tasas de interés a un nuevo récord negativo la semana que viene. Weale le dijo al Financial Times que toda medida que se tome ahora tardará en transmitirse a la economía y por lo tanto quizás no frene la merma de la producción en el corto plazo.
Los mercados también están preparados para que el Gobierno permita tomar más préstamos desde que el ministro de Hacienda del Reino Unido, Philip Hammond, dijo la semana pasada que está listo para “reiniciar” la política fiscal para ayudar a la economía a lidiar con el shock causado por el Brexit.
El Reino Unido es el primer miembro del G-7 que informa su PIB para el segundo trimestre. Estados Unidos publicará su estimación el viernes, dos días después que la Reserva Federal anuncie su nueva decisión sobre política económica. Los economistas proyectan que el crecimiento de Estados Unidos acelere a la tasa anualizada del 2,6%. El Reino Unido creció a un ritmo anualizado del 2,4% durante el periodo.