Enviar

Economía aprueba 2007 con buena nota

Inversión y consumo interno impulsaron crecimiento, pero persistieron los nubarrones de la inflación y las tasas reales negativas

Agustina Cobas
[email protected]  

A finales de 2006, cuando terminaba uno de los años de mejor desempeño económico de Costa Rica, muchos se preguntaban si la bonanza se repetiría este año, impulsados por las iniciativas del Banco Central (BCCR) de reducir la inflación, así como por el objetivo de disminuir el déficit fiscal del país.
Doce meses después, 2007 cierra con grandes logros en el campo fiscal, pero con algunas tareas pendientes en lo que a inflación se refiere, la cual no logró ubicarse en el 8% que el Central había establecido como meta para el presente año.
Y es que los elementos externos no facilitaron la tarea. El crecimiento del 59% que el precio del barril de petróleo experimentó desde enero hasta la fecha generó dolores de cabeza a las autoridades monetarias, quienes hicieron lo posible por capear los vientos adversos de la mejor manera y minimizar el impacto de esto en el crecimiento de los precios internos.
“Los altos precios del petróleo y otras materias primas influyeron para que no bajara la inflación”, comentó William Calvo, director ejecutivo del Consejo Monetario Centroamericano.
Sin embargo, la elevada factura petrolera no impidió que la economía lograra crecer un 7,3% a junio de este año, respecto a igual periodo de 2006, impulsada por el fuerte consumo interno, la inversión en el sector inmobiliario y los sectores de la construcción y servicios.
“Ha sido un año muy bueno: crecimiento sólido de la producción, reducción del desempleo y la pobreza, reducción de la vulnerabilidad, fortalecimiento de las finanzas públicas y baja en la tendencia inflacionaria de mediano plazo, medida por el ISI”, señaló Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del BCCR.
Las bajas tasas de interés constituyeron otro de los elementos que ayudaron a potenciar el crecimiento económico, ya que resultó ser un incentivo para los tomadores de créditos y para los mismos bancos, que aprovecharon la fuerte liquidez que el mercado presentaba aumentando sus colocaciones, principalmente en colones.
Por otra parte, la reducción de la deuda del Gobierno Central fue otro de los elementos que caracterizaron el desempeño de la economía costarricense este año, ya que pasó del 33,6% del Producto Interno Bruto (PIB) en diciembre de 2006, al 29% en setiembre de este año, de acuerdo con cifras del Ministerio de Hacienda.
Esta reducción en las deudas del gobierno, sumada a las bajas tasas de interés con las que el mercado convivió todo el año, permitió mejorar la estructura de las finanzas públicas.
Expertos del mercado coinciden en señalar esta situación como uno de los aciertos del año.
“El aprovechamiento de las bajas tasas de interés para cambiar la estructura del financiamiento de largo plazo del gobierno y encontrar una forma alternativa de cubrir las pérdidas del BCCR sin entrar en temas políticos conflictivos como venta de activos o paquetes tributarios fue acertado”, opinó Alan Rodríguez, gerente de Grupo CFS.
Además, el régimen cambiario de bandas implementado en 2006 siguió dando de qué hablar este año, debido a que los bancos, puestos y otros participantes del mercado siguieron sintiendo el efecto de un tipo de cambio pegado a la banda inferior, motivado por el fuerte ingreso de dólares a la economía.
A esto se sumó la reciente modificación que el Central resolvió hacer dándole más espacio para moverse al tipo de cambio entre las bandas.
Aunque el régimen apenas tiene un año y dos meses de vida, este 2007 sirvió para que los agentes económicos comenzaran a acostumbrarse a una forma diferente de determinar el tipo de cambio.

Ver comentarios