Enviar
Economía de EE.UU. se contrajo un 0,5%

Tercer trimestre cerró con una caída del gasto del consumidor del 4%, lo que le restó al PIB un 2,8%

Washington
EFE

La actividad económica de Estados Unidos, que entró en recesión hace un año, se contrajo entre julio y setiembre a un ritmo anual del 0,5%, la peor cifra desde comienzos de 2001 según el Departamento de Comercio.
Además, en el mismo trimestre el gasto de los consumidores, que en EE.UU. equivale a más de dos tercios del producto interior bruto (PIB), disminuyó un 3,8%. Ello restó un 2,8% del PIB.
Estos datos, que revelan un empeoramiento de la situación económica del país, se dan a conocer en un momento en que el equipo del presidente electo Barack Obama trabaja en un ambicioso plan de estímulo que sería por $850.000 millones de dólares, el más importante lanzado desde la II Guerra Mundial.
Los mercados reaccionaron favorablemente al dato del PIB que confirmó los cálculos preliminares y disipó las preocupaciones de que la recesión hubiese sido aún más profunda en el tercer trimestre.
La cifra de la primera contracción del PIB desde la recesión de 2001, que duró sólo ocho meses, coincidió con los informes desalentadores acerca del sector inmobiliario.
En noviembre, las ventas de casas nuevas cayeron un 2,9% y las de viviendas usadas disminuyeron un 8,6%. En un año, las ventas de casas nuevas han disminuido un 35,3% y las de viviendas usadas bajaron 10,6%, según el Departamento de Comercio y la Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces.
El precio medio de la vivienda nueva a la venta ha disminuido un 11,5% en un año, llegando en noviembre a $220.400. El precio medio de la vivienda usada ha bajado un 13,2%, la mayor caída desde 1968 y al mes pasado se situó en $181.300.
Con una economía que ha perdido puestos de trabajo por once meses consecutivos, 1,9 millones de empleos desde enero, y la persistente restricción del crédito, los analistas calculan que el PIB en el cuarto trimestre tendrá una contracción de entre el 4% y el 6%. Esta sería la mayor desde comienzos de 1980.
Cifras del tercer trimestre muestran además que las compras domésticas bajaron un 1,5%. Las ventas finales de productos, incluidas las exportaciones, disminuyeron un 1,3%.
La inflación subyacente a nivel de consumidores, que excluye precios de alimentos y energías, fue del 2,4% en el cálculo definitivo. En un año los precios a nivel de consumo subieron un 2,3%.
Estos datos dan campo de maniobra a la Reserva Federal, que la semana pasada continuó aflojando su política monetaria y fijó en un rango del 0 al 0,25% su meta de interés, la más baja de su historia, para préstamos interbancarios de corto plazo.
También las empresas tuvieron un trimestre más flojo de lo previsto. Las ganancias antes de impuestos bajaron un 1,2%. El cálculo preliminar había sido de una reducción del 1%.
Un dato positivo fue que las exportaciones aumentaron un 3% y las importaciones, que ya habían bajado un 7,3% entre abril y junio, cayeron un 3,5% adicional entre julio y setiembre. Estos cambios contribuyeron en un 1,1% al crecimiento del PIB.
Ver comentarios