Economía de EE.UU. se contrae menos de lo previsto
Enviar
Economía de EE.UU. se contrae menos de lo previsto

Washington -- La economía de Estados Unidos se contrajo en el segundo trimestre a una tasa anual del 1%, según informó el viernes el Departamento de Comercio, que dio cuenta de un dato mejor de lo previsto, aunque supone un cuarto trimestre de contracción.
La caída del PIB ha sido inferior a los pronósticos de los analistas que habían vaticinado una contracción del 1,5%, después de una caída del 6,4% entre enero y marzo, según los datos revisados el viernes al alza.

Los datos anteriores indicaban que la caída del primer trimestre había sido del 5,5%, por lo que este ha sido el mayor descenso del PIB desde el primer trimestre de 1982.
Un descenso que los analistas han recibido con optimismo, aunque se trata del cuarto trimestre consecutivo de contracción, algo que no había ocurrido desde antes de que comenzaran los registros en 1947.
El Departamento de Comercio también revisó las cifras de crecimiento del pasado año y señaló que la economía creció un 0,4% en 2008, por debajo del 1,1% que habían indicado anteriormente, la tasa más baja desde 1991.
Robert Gibbs, portavoz de la Casa Blanca, indicó que “las cifras del PIB demuestran que estamos haciendo progresos”, aunque todavía “queda mucho por hacer”, dijo, sobre todo en materia laboral.
Estados Unidos ha perdido 6,5 millones de empleos desde que comenzó la recesión en diciembre de 2007 y los economistas esperan que la tasa de desempleo supere el 10% a principios de 2010.
Gibbs señaló que “es probable” que los datos del desempleo que se publicarán la semana que viene muestren que se han perdido cientos de miles de empleos.
“No vamos a ver que el empleo aumente, si no vemos que la economía comience a crecer”, por eso consideró que los datos del viernes “son positivos”.
El PIB, que mide el total de bienes y servicios de producción en Estados Unidos, es el mejor barómetro de la salud económica del país.
Los analistas destacaron que en el segundo trimestre del año el declive fue mucho menos marcado en las inversiones empresariales, las exportaciones y los inventarios.
La inversión empresarial disminuyó a un ritmo de 8,9% entre abril y junio tras una caída del 39,2% en el primer trimestre.
Por su parte, la inversión residencial, que se enfrenta a la mayor recesión desde la Gran Depresión, cayó un 29,3%, casi diez puntos respecto a la caída del 38,2% en el trimestre anterior.
Los inventarios de negocios disminuyeron $141.100 millones desde los $113 mil millones de dólares del trimestre anterior.
En el caso de las exportaciones la caída en el segundo trimestre fue del 7% frente al 29,9% registrado en el primer trimestre, a esto hay que sumar un descenso en las importaciones que ayudaron a reducir el déficit comercial.
El gasto del consumidor, que representa dos tercios de toda la actividad económica del país, cayó a una tasa del 1,2%, después de un 0,6% en el trimestre anterior.
Con un descenso el gasto de los consumidores en todo, desde ropa a automóviles, la tasa de ahorro de los estadounidenses aumentó al 5,2% en el segundo trimestre, la más alta desde 1998.
También se produjo un aumento en el gasto del Gobierno federal y de los estados, que contribuyó a unos números más optimistas.
El gobierno federal impulsó el gasto a un ritmo del 10,9%, el mayor desde el tercer trimestre de 2008, mientras que los gobierno locales aumentaros su ritmo de gasto al 2,4%, el mayor desde el segundo trimestre de 2007.
En parte gracias al plan de estímulo económico del presidente Barack Obama, que incluye recortes fiscales y aumento del gasto público, aunque los expertos esperan que su impacto empiece a notarse en la segunda mitad del año.
El Fondo Monetario Internacional indicó en una revisión anual de las perspectivas económicas que espera una “progresiva” recuperación.

Ver comentarios