Ecología determinará futuro de cuadros superiores en China
Los aspirantes a líderes ahora están siendo juzgados por el planteamiento de temas relacionados con el medio ambiente. BLOOMBERG/LA REPUBLICA
Enviar

Ecología determinará futuro de cuadros superiores en China

En la primera asamblea legislativa con Xi Jinping como presidente, los cuadros superiores chinos enfrentan una nueva medición del desempeño que determinará su avance en el Partido Comunista.
Durante décadas, la solución para los funcionarios locales fue promover tasas de crecimiento económico que superaran las metas nacionales y generar ingresos en tanto se vendían tierras a promotores inmobiliarios. Ahora, los aspirantes a líderes están siendo juzgados por una serie de temas que incluyen cómo manejan el medio ambiente y mejoran la vida de los habitantes.


La provincia oriental de Shandong está agregando la calidad del aire a los criterios utilizados para evaluar a los cuadros superiores del partido este año, y la provincia de Gansu, en el noroeste, está revisando su sistema de evaluación para centrarse menos en la expansión económica.
Los cambios bajo la gestión de Xi se proponen garantizar que la estabilidad social no se vea amenazada por las críticas crecientes de ciudades saturadas de smog que son un subproducto del ascenso de China con miras a convertirse en la segunda economía más grande del mundo.
“Lo más importante es el medio ambiente”, dijo Hou Liang, alcalde de Zhangjiakou, una ciudad en la provincia de Hebei normalmente envuelta en niebla, al salir de una reunión regional de la Asamblea Nacional Popular este mes en Pekín. “Ya no dependemos del producto interno bruto como antes –pero lidiar con el medio ambiente es mucho más difícil”.
Sin un mandato electoral, el Partido Comunista exhibió durante decenios un crecimiento que sacó a millones de chinos de la pobreza y dio empleos a una población urbana en crecimiento como fuente de legitimidad.
En su intento de satisfacer las demandas planteadas por la clase media de una mejor calidad de vida, manteniendo al mismo tiempo el objetivo nacional de crecer a un 7,5% como anunció el premier Li Keqiang la semana pasada, corre el riesgo de sembrar confusión en el partido respecto de su mensaje.
“Parecen estar un poco en conflicto”, dijo Wang Tao, el economista principal de UBS AG para China. “¿Cómo se concretará? ¿Qué es más importante defender: la meta de crecimiento o el medio ambiente?”.
Casi 3 mil delegados se reunieron en la Gran Sala del Pueblo durante la última semana para hacer alarde de sus logros de los 12 meses anteriores y recibir sus órdenes de avance para los próximos.
Acostumbrados a venir provistos de resmas con estadísticas relativas a un elevado crecimiento económico local, ahora deben establecer cómo se manejan con una serie diferente de criterios.
“Hay un objetivo para el desarrollo económico y para mejorar la vida de la gente y para la estabilidad social”, dijo en una entrevista Shen Jinqiang, subdirector del comité permanente de la delegación de Chongqing en la Asamblea Nacional Popular. “Antes prestaban atención nada más que al desarrollo económico. Ahora es necesario proteger el medio ambiente. Es necesario hacer las cosas bien para proteger la naturaleza”.
La calidad del aire será una de las mediciones utilizadas este año para evaluar a los cuadros superiores, dijo el 7 de marzo Guo Shuqing, gobernador de la provincia de Shandong.

Bloomberg


Ver comentarios