Enviar

Hay ministerios con cinco o más departamentos de recursos humanos, legal o proveeduría, entre los principales

Duplicidad estatal es pesada carga

La duplicación de puestos y funciones en el Estado les pasa una cara factura a los bolsillos de los contribuyentes. Cientos de millones de dólares se escurren cada año por causa de esto que, curiosamente, siendo uno de los grandes problemas que afectan negativamente el presupuesto nacional, nunca parece haber sido de interés de los gobernantes para estudiarlo y buscarle soluciones. Quizás más bien creció el problema alimentado por las acciones del clientelismo político.
No obstante, una gran diferencia parece marcarse en la actualidad, gracias a la constante y ardua tarea de la prensa que ha tenido que cumplir funciones que hace décadas no desempeña en este sentido el gobierno central, como podría haberlo hecho por medio de ministros y jerarcas de autónomas que se supone son de su entera confianza.
Esa diferencia radica en que hoy los costarricenses están conscientes de ello, y de lo que significa para sus bolsillos.
Las repeticiones de funciones ocurren a nivel administrativo dado que hay ministerios con cinco o más departamentos de recursos humanos, legal o proveeduría, entre los principales, explica una nota de este medio ayer. Y el gasto de las duplicaciones administrativas ha crecido un 60% en los últimos cuatro años.
Sin embargo, una evaluación de eficiencia realizada en estos órganos por la Contraloría, muestra que son los entes públicos con la calificación más baja en sus objetivos de servicio al público.
Sobre la necesidad de realizar estas evaluaciones en el sector público para medir rendimiento y tomar medidas a partir de los resultados, se viene hablando desde hace mucho tiempo en este espacio editorial.
Ahora que hay datos arrojados por la Contraloría, lo que queremos saber es qué medidas se tomarán. Porque estas evaluaciones no pueden caer en saco roto. Los costarricenses que pagan impuestos quieren saber por qué se están derrochando y malgastando sus contribuciones.
En este sentido, la revisión anunciada por el Ministerio de Hacienda sobre los gastos de la mayoría del sector público, incluidas las autónomas y descentralizadas, podrá completar el cuadro para seguir adelante con las acciones que sean necesarias.
Solo después de que una adecuada reestructuración del Estado se lleve a cabo y se compruebe que ya todas sus dependencias, puesto por puesto, dan un rendimiento óptimo, con el consiguiente ahorro, se tendrá claro si hay un déficit fiscal y a cuánto asciende.

Ver comentarios