Duffy, la revelación del soul
Enviar
Duffy, la revelación del soul

La cantautora galesa se ha ganado un puesto en el mercado musical con su estilo retro, y ha vendido cerca de 3 millones de su primer disco “Rockferry”

Carolina Barrantes
[email protected]

Si algo está claro con respecto a Duffy es que su voz ronca, talento y humildad son la fórmula matemática perfecta, con la que ha logrado calar en uno de los géneros musicales más exigentes, el soul.
Aimee Anne Duffy, más conocida por su seudónimo y oriunda de Gwynedd al noroeste de Gales, comenzó su carrera a pasos agigantados este año, con el disco “Rockferry”, una propuesta fresca e innovadora.

Dicen que es la versión “buena” (en el aspecto de conducta) de su compatriota Amy Winehouse, pues la artista ha dejado su huella con composiciones tildadas de “retro”, y ha logrado vender cerca de 3 millones de unidades de su producción discográfica.
Como ella misma ha declarado, sus canciones son clásicas y no tienen un origen en común ni provienen de situaciones de su vida privada, por lo que han calado entre el público joven y adulto.
“Soy una escritora que no se permite excesos. No me gusta escribir o desahogarme de las angustias que nunca he discutido con nadie, sino que compongo historias de estilos diversos y las plasmo en canciones”, explicó a su disquera Universal.
Y es que la cantante de tan solo 24 años ha estado bien acompañada en su camino, ya que contó con el asesoramiento del reconocido músico del pop Bernard Butler, quien produjo su disco. Además, de Jimmy Hogart y Steve Brooker, este último, letrista también de Natalie Imbruglia.
La producción se prolongó por tres años en Londres, y en el proceso, la artista estudió temas de figuras reconocidas como Aretha Franklin, Al Green, Otis Redding y Dusty Springfield, para escribir sus propias canciones.

“Para ella (Duffy) ir a grabar a Londres era como un cuento de hadas; significaba tomar dos autobuses y luego dos trenes, en lo cual tardaba todo el día. Es muy duro para los cínicos del mundo de la música entender cuan lejos ella se encontraba del estudio, pero el resultado que se obtuvo fue alguien que canta y actúa completamente e inconscientemente de corazón”, ha afirmado Butler.
Los frutos de ese esfuerzo se visualizan en los diez temas que contiene el álbum. El primer sencillo “Mercy” ocupó el puesto número uno en descargas, por lo que Duffy se convirtió en la primera cantante galesa en lograrlo en 25 años.
Otros de las canciones que han llamado la atención son “Serious” por su lánguida armonía, “Hanging on too long” por sus violines, y “Syrup & Money”, en el que la galesa exhibe al máximo su capacidad vocal.
Pero la cantante galesa no tiene límites, y ahora se enrumbará a debutar en la banda sonora de un largometraje. Se trata del filme cómico “How to lose a friend and alienate people” protagonizado por Megan Fox y Kirsten Dunst, que llegaría a la pantalla en octubre.
Duffy comenzó a llamar la atención de la crítica en 2003, cuando se presentó en el programa de talentos Wawffactor, en el que ocupó el segundo lugar. Luego, inició sus estudios en la Universidad de Chester y comenzó a cantar en un club local de Jazz y Blues.
Fue en 2007 cuando firmó un contrato con la discográfica A&M Records con la que grabó varios temas para el que sería su disco, Rockferry. El disco tuvo buena aceptación entre la crítica, quienes definieron a la artista como la mejor novedad de este año.
Con estos antecedentes, muchos apuestan que la fórmula de éxito de Duffy se prolongará por largo tiempo.

Ver comentarios