Dueño de la noche
Enviar
Dueño de la noche
Vettel venció en Singapur y revive esperanzas por el título

En la oscuridad de Singapur y dentro de una temporada poco brillante, el piloto alemán Sebastian Vettel encontró un rayo de luz con miras al título mundial, tras lograr su segunda victoria del año.
Vettel volvió a conquistar el circuito urbano Marina Bay, por delante del inglés Jenson Button y el español Fernando Alonso, quien se mantiene firme en lo alto del tablero general.
El GP de Singapur comenzó con el inglés Lewis Hamilton dominante, comando la carrera luego de salir de la “pole”, y en busca de un triunfo que sería vital en sus aspiraciones por recortar distancia con el piloto español de Ferrari.
Detrás Vettel, vencedor en esta tierra en 2011, ganó un puesto en la movida de salida, cuando superó al venezolano Pastor Maldonado y se acomodó detrás del inglés.
Pero Singapur, bajo su magia de ser la única fecha nocturna del circuito, siempre se ha caracterizado por las sorpresas y una de ellas llegó en la vuelta 23 cuando el McLaren de Hamilton dijo basta por una avería en la caja de cambios.
El más beneficiado en ese momento fue Vettel al pasar a encabezar la carrera bajo la presión de Maldonado, mientras Alonso y Button tenían un bonito duelo; sin embargo en eso tuvo que entrar en acción el coche de seguridad por un accidente del indio de HRT, Narain Karthikeyan.
Con los monoplazas reagrupados, otro accidente, esta vez con Michael Schumacher como protagonista arrollando al francés Jean Eric Vergne, volvió a darle trabajo al coche de seguridad en la vuelta 40.

Después quedó fuera de combate Maldonado por un problema mecánico tras una bonita disputa con Alonso y el alemán se dedicó a no cometer errores en frente.
La única forma con la que vio peligrar la victoria Vettel fue por una investigación de los comisarios por una maniobra con Button con el coche de seguridad en pista —cuando casi se tocan tras un frenazo del alemán— que puso en riesgo su victoria, pero finalmente no hubo sanción y el germano respiró tranquilo.
Así terminó un Premio emocionante, que claramente tuvo un gran perdedor, Hamilton, quien vio como Vettel y Alonso le toman la delantera en un campeonato que sigue apasionante por lo apretado que está.

Dinia Vargas y EFE
[email protected]

Ver comentarios