Dudas enturbian arranque para energía solar
“Tememos que habiendo una ley y un reglamento, la generación solar se sepulte por la burocracia”, dijo Alejandro Brenes, gerente general de Enertiva. Gerson Vargas/La República
Enviar

Dudas sobre los costos totales para la colocación de paneles solares y el porcentaje de excedentes de energía producida que puede utilizarse podrían retrasar los planes de las empresas para instalar sistemas de generación solar.
La semana pasada se dieron a conocer los últimos eslabones de la cadena de generación para autoconsumo, al publicarse las tarifas de acceso y el contrato que deben firmar las empresas distribuidoras con los productores.


Sin embargo, quedaron algunos temas pendientes que comprometerían el arranque formal del sistema a partir del 7 de abril, fecha establecida como límite para concluir todo el proceso.
Uno de ellos sería la lista de trámites en la que deben incurrir los futuros generadores con las empresas distribuidoras, cuyo costo y tiempo de implementación es desconocido aún, dijo Alejandro Brenes, gerente general de Enertiva.
Entre estos requisitos se incluye el pago de la inspección previa, estudio de viabilidad técnica o disponibilidad de potencia, los medidores, la conexión y operación del servicio.
El tiempo y los costos de estas gestiones disuadirían a las empresas de invertir en la compra de equipos solares, pues desconocen cuál será el precio final que pagarán y cuándo empezarían a disfrutar de los ahorros.
“Nos preocupa que teniendo una ley y un reglamento, se sepulte la energía solar por culpa de la burocracia”, comentó Brenes.
Sin embargo, los costos adicionales por inspecciones y estudios son necesarios para garantizar la calidad y distribución de energía para todos los abonados que atiende la empresa distribuidora.
“Debemos entender que se trata de un sistema que se viene implementando. Estamos hablando de una generación de energía que no es firme, constante, lo que implica que debemos tomar medidas para que no decaiga el resto de la red”, dijo Erick Rojas, vicepresidente de Cedet, entidad que aglomera a las empresas distribuidoras del país.
Los distribuidores de paneles también muestran su preocupación debido a que el reglamento establece que el máximo de energía producida que puede enviarse a la red eléctrica como depósito sea de un 49%, lo cual desestimularía a empresas como hoteles, que tienen meses de poco consumo energético y que podrían enviar un porcentaje mayor para utilizarlo en la temporada alta.
Aún a la espera de que se resuelvan los costos finales, existe una expectativa de ahorro de hasta ¢3,6 millones al año por el uso de un sistema que produce 3 mil kilovatios hora, en el caso de una empresa ubicada en la zona de Los Santos.
Bajo la modalidad de neteo simple, el productor puede depositar los excedentes a la red, con el derecho de recuperar esos kilovatios entregados a un costo hasta un 70% menor de lo que cobra normalmente la distribuidora.
Los beneficios de la energía solar estuvieron restringidos a un grupo de empresas que estuvieron bajo un plan piloto del Instituto Costarricense de Electricidad. Tras el éxito de la iniciativa, fue necesario establecer reglas claras para permitir el impulso de esta tecnología y beneficiar a más empresas.

201603282006130.recuadro-6.gif


Ver comentarios