Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Dubái renunciaría a ser centro financiero

| Miércoles 02 diciembre, 2009



Dubái renunciaría a ser centro financiero

Londres -- Dubái, la endeudada ciudad estado del Golfo Pérsico, podría perder su estatus como el centro financiero de la región a cambio de un paquete de rescate de Abu Dhabi, su vecino rico en petróleo, según economistas y analistas.
El rescate significaría eliminar partes financieramente inviables de las empresas estatales responsables de la mayor parte de la deuda de la ciudad, que asciende a cuando menos $80 mil millones, según Saud Masud, analista en Dubai para UBS AG. Dubái podría tener que volver a especializarse en comercio y servicios, y renunciar a su aspiración de convertirse en un centro bancario regional, dijo Ian Hay Davison, ex presidente de la Dubái Financial Services Authority.
“Abu Dhabi tiene sus propias aspiraciones financieras”, dijo Eckart Woertz, economista del Gulf Research Center en la ciudad estado. “Dubái tendrá que centrarse en sus competencias clave. Sus ambiciones en el sector financiero se verán seriamente afectadas por la manera en la que manejó la actual situación”.
El futuro inmediato de Dubái -- cuyo gobernante, el jeque Mohammed bin Rashid al Maktoum, cuidaba la independencia del emirato -- depende de la manera en la que los acreedores respondan a la moratoria solicitada en los pagos de deuda por $59 mil millones y pasivos del holding Dubái World. La noticia de la moratoria desencadenó una venta masiva en los mercados bursátiles mundiales la semana pasada debido al temor a que los riesgos de los mercados emergentes afecten la recuperación de la peor crisis mundial desde los años treinta.
Moody’s Investors Service dice que la deuda de Dubái podría ascender a $100 mil millones, de los cuales hasta $25 mil millones son deudas morosas. Nakheel PJSC, filial de Dubái World, tiene $3.520 millones de bonos islámicos que vencen el 14 de diciembre.
El banco central de los Emiratos Árabes Unidos, con sede en Abu Dhabi, dijo ayer que “respalda” a los bancos locales y extranjeros. Abu Dhabi todavía no ha dicho si intervendrá para evitar un impago de los bonos de Nakheel. El emirato tiene uno de los fondos soberanos más grandes del mundo, dotado de $627 mil millones según el Sovereign Wealth Fund Institute, con sede en California,
El emirato, que controla el 8% de las reservas mundiales de petróleo, está destinando efectivo a su propia campaña de diversificación y comprando acciones de bancos internacionales, empresas automovilísticas y químicas. Aabar Investments PJSC, de la cual Abu Dhabi posee el 70%, está en conversaciones para aumentar su participación en Daimler AG al 15% desde el 9,1%, dijo el 16 de noviembre Khadem Abdullah Al-Qubaisi, el presidente del fondo.
La prioridad del gobernante de Abu Dhabi, el jeque Khalifa bin Zayed al Nahyan, será limitar las consecuencias de Dubái al tiempo que contiene el gasto excesivo del emirato vecino, dijo Tristan Cooper, analista soberano para Oriente Medio en Dubái para Moody’s. El jeque Khalifa también es presidente de los Emiratos Árabes Unidos, de los cuales Dubái es el segundo miembro más grande.
La diversificación de Dubái de las menguantes reservas petroleras quizá lo ayude a recuperarse de la caída actual.
“Confío en que habrá cierta intervención de Abu Dhabi, así que más bien será una cosa de corto plazo”, dijo Haissam Arabi, responsable ejecutivo del fondo Gulfmena Alternative Investments en Dubái.
Dubái abrió el Centro Financiero Internacional de Dubái en 2004 para atraer a instituciones financieras mundiales como Goldman Sachs Group Inc. y HSBC Holdings Plc. Los servicios financieros representaron el 8,3% de su economía en 2008.
Abu Dhabi quizá busque quedarse con algunas de las actividades financieras de Dubái, según Woertz.