Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



ÚLTIMA HORA


Drones pequeños son nueva arma de terroristas

Bloomberg | Martes 23 agosto, 2016 12:00 am

Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República


Son baratos, livianos y pueden transportar una bomba pequeña. El drone commercial es un nuevo artefacto terrorista para organizaciones como Hezbollah, Estado Islámico o para todo el que busque sembrar el caos con bajo presupuesto.

“Es el mismo helicóptero cuadrirrotor que puede conseguirse en Groupon o comprar en Sam’s Club por $400”, dijo la semana pasada el general Robert Neller, comandante de la Infantería de Marina de los Estados Unidos, en un foro en Washington sobre armamento futuro. La naturaleza esquiva de los drones pequeños es uno de los motivos por los cuales el gobierno federal ha designado el distrito de Columbia un “espacio aéreo de defensa nacional” y ha prohibido ahí los drones.

Pero el problema ya no se relaciona con entusiastas desorientados. Esos vehículos aéreos no tripulados (UAV por las siglas en inglés) están ahora armados y se les usa en la guerra civil de Siria y en partes de las fronteras libanesa y siria con Israel, donde tiene su bastión Hezbollah.

“Entre los militares hay una creciente preocupación y una toma de conciencia de lo pernicioso que puede llegar a ser este problema en el futuro”, dice Andrew Metrick, un analista de inteligencia del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos.

{l1}banqueros_aplauden_aprobacion_de_ley_contra_financiamiento_al_terrorismo{/l1}

Las fuerzas armadas estadounidenses han empezado a estudiar los drones pequeños y la mejor forma de responder. La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados en Defensa, o DARPA, pidió este mes que se le hicieran llegar ideas sobre cómo proteger a las tropas de la nueva amenaza y planea realizar un taller el mes próximo.

Regreso a la Segunda Guerra Mundial

La Infantería de Marina, por su parte, ha empezado a integrar drones pequeños a los ejercicios de entrenamiento del Centro de Combate Terrestre y Aéreo de Twentynine Palms, California, dijo Neller. Un soldado o un infante de marina que detecta un drone habitualmente lo derribaría, pero los drones más pequeños pueden operar de manera furtiva y eludir el radar porque son apenas más granes que un pájaro. Sus motores pequeños dificultan mucho la detección acústica y, si bien los sensores de cámaras desplegadas en extensas áreas podrían detectar un drone, por lo general exigen abundancia de recursos digitales.

“¿Cuándo fue la última vez que las fuerzas estadounidenses temieron que el enemigo las bombardeara desde el aire? ¿La Segunda Guerra Mundial?” dijo Neller. “¿Qué capacidad de defensa tenemos ante una fuerza aérea enemiga no tripulada?”

Esos drones también representan un aspecto de un futuro campo de batalla en el cual las fuerzas armadas estadounidenses ya no tendrán una completa supremacía, dijo el general. La tecnología ha dado nuevas ventajas a los adversarios, sobre todo dado que los Estados Unidos han “desarrollado un sistema bélico que depende mucho de internet, de la red y del espacio”.