Draghi decide entre tasas y crecimiento
La evaluación bancaria del BCE tendrá un efecto de arrastramiento sobre los préstamos crediticios. Archivo / La República
Enviar

Draghi decide entre tasas y crecimiento

Las dos mayores tareas a nivel de la política que tiene por delante Mario Draghi para este año corren el riesgo de entrar en conflicto.
El presidente del Banco Central Europeo participó ayer en Fráncfort de la primera reunión de 2014 para fijar la tasa con una lista de tareas que incluye apoyar la recuperación en el bloque monetario de 18 países y llevar a cabo una revisión de los balances generales de sus mayores prestamistas.


El riesgo es que los bancos reduzcan aún más sus préstamos, desbaratando una reactivación económica ya frágil, para evitar que les ordenen recaudar más capital.
“La evaluación bancaria del BCE tendrá un efecto de arrastramiento sobre los préstamos crediticios, provocando un deterioro en una situación de por sí mala”, dijo Ebrahim Rahbari, economista de Citigroup Inc., en Londres. “Podrían contrarrestarlo dando incentivos del lado de la política monetaria, por ejemplo, préstamos condicionales a largo plazo, pero esa medida no es obvia”.
Este dilema pone de relieve el desafío que implica exigir al BCE que asuma múltiples responsabilidades después de que los políticos le confiaron la supervisión de un sistema bancario que estuvo a punto de hacer caer el bloque monetario hace dos años. Draghi debe ahora equilibrar su promesa de flexibilizar, si es necesario, la política monetaria, con una garantía de que la liquidez no se utilizará para cubrir las brechas de capital de los bancos.
Los líderes europeos acordaron en 2012 crear una unión bancaria con el objetivo de cortar los lazos entre los prestamistas y los emisores soberanos que impulsaron la crisis de la deuda en la región.
El BCE, según el cual la unión reforzará la confianza y apuntalará el crecimiento económico, iniciará la supervisión en noviembre de este año, y los ministros de Finanzas acordaron el mes pasado el programa relativo a un mecanismo de resolución para reducir la actividad de los prestamistas que no cumplan.
Antes de convertirse en supervisor, el BCE llevará a cabo una revisión en tres etapas, conocida como Evaluación Integral, para identificar déficits de capital en los balances de los prestamistas más grandes de la región. El ejercicio podría requerir a las entidades recaudar hasta $200 mil millones y frenar aún más los préstamos, según un informe de Ernst Young LLP fechado este mes.
El crédito bancario a empresas y hogares en la eurozona se contrajo por 19° mes consecutivo en noviembre pese a que el BCE rebajó las tasas dos veces en 2013 y Draghi se comprometió a mantenerlas en los niveles actuales o más bajas durante un período extendido. El vicepresidente Vitor Constancio dijo el mes pasado que los préstamos podrían no repuntar hasta 2015.

Bloomberg


Ver comentarios