Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Dos cogobiernos

Vladimir de la Cruz [email protected] | Miércoles 11 mayo, 2011




Institucionalmente sí hay cogobierno entre la Asamblea Legislativa, ahora dirigida por el PAC y el gobierno del PLN, lo que el propio fundador del PAC ha reconocido como gran responsabilidad histórica en sus manos

Pizarrón
Dos cogobiernos


La Alianza por Costa Rica, como unión ad hoc de los partidos que sumaron sus votos el pasado 2 de mayo para ganar el Directorio del Poder Legislativo, su único fin bien establecido, tiene gran responsabilidad de cogobierno encima, dada la amalgama, unión más no mezcla, de elementos heterogéneos que la constituye. Más que el cogobierno con doña Laura y el PLN es el cogobierno entre ellos alrededor del Directorio Legislativo. Son dos cogobiernos que iniciaron el 2 de mayo, con el PLN, sus diputados y su gobierno y entre sí, como bloque, los partidos de esta alianza.
Aunque parezca contradictorio, su fortaleza está en su debilidad y heterogeneidad política, en la unión coyuntural que lograron en su diversidad, sin claridad aún de una efectiva unidad de acción política con diversidad de opinión.
Cuando en el resultado de esa unión el gobierno señaló la importancia de tener un único interlocutor con cinco partidos, de inmediato enfatizaron en sus diferencias haciendo ver que Casa Presidencial debe negociar con cada uno, que no hay vocero ni representación de todos, ni siquiera en la Presidencia y el Directorio que eligieron. Así establecieron sus diferencias, a modo de demarcar sus parcelas legislativas, y se separaron en la importancia que todos le reconocen al gobierno liberacionista, al PLN y sus diputados, con los que tienen que sumar votos para sus interesados proyectos de ley, porque aún no se ve la agenda de los proyectos que esta alianza aprobaría como grupo, porque todavía no hay acuerdo sobre ello.
De acuerdo con el Reglamento Legislativo, ya señaló el nuevo presidente de la Asamblea, del PAC, la cantidad y proporción de nuevos proyectos de ley que les corresponden a los partidos indicando que de los 15 reglamentarios seis le corresponden al PLN y nueve a los siete partidos restantes.
La reunión confusa de las personas que constituyen esta alianza empieza a destacar sus diferencias, lo que la puede trastocar sobre todo con sus claras decisiones de que el gobierno y sus diputados deben negociar por separado con cada una de ellas.
Lo que le queda al presidente parlamentario del PAC es el manejo de la agenda, la colocación de discusión de los proyectos liberacionistas debajo de los que constituyen la alianza del 2 de mayo. Y, esto, siempre y cuando desprecien los votos de los diputados liberacionistas para sus propios proyectos.
Institucionalmente sí hay cogobierno entre la Asamblea Legislativa, ahora dirigida por el PAC y el gobierno del PLN, lo que el propio fundador del PAC ha reconocido como gran responsabilidad histórica en sus manos.
La historia parlamentaria del país durante la Segunda República, desde 1949 hasta hoy, solo conoce presidentes legislativos de los partidos Unión Nacional (1949-53 y 1960-62), la Unidad (1978-81), el PUSC (1990-94, 1998-2005), el PLN (1953-59, 1962-77, 1982-89, 1994-97, 2006-11) y el PAC (2011). Y la historia del Ejecutivo nacional solo ha conocido gobiernos del Unión Nacional (1949 y 1958), de la Unidad (1978), del PUSC (1990, 1998 y 2002) y del PLN (1953, 1962, 1970, 1974, 1982, 1986, 1994, 2006 y 2010).
Así se ha cogobernado el país, para bien o para mal, bajo un modelo político en que dos partidos mandan, uno desde el gobierno y en la Asamblea el mismo, u otro.
¿Asoma un nuevo bipartidismo institucional, PLN-PAC, que se levanta sobre el tetrapartidismo fáctico, de los partidos PLN, PAC, PUSC y ML, que ha venido dominando la Asamblea Legislativa?

Vladimir de la Cruz