Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Dos premios Nobel chocan por plan de Geithner

| Miércoles 25 marzo, 2009



Dos premios Nobel chocan por plan de Geithner


Washington -- Timothy Geithner, secretario del Tesoro de Estados Unidos, tiene buenas posibilidades de tener éxito con su plan de retirar los activos tóxicos de los bancos, dice A. Michael Spence, uno de los dos ganadores del premio Nobel de Economía en 2001. Paul Krugman, el laureado más reciente, está tan seguro de que Geithner fracasará que se siente totalmente desesperanzado.
Ni los ganadores de los máximos galardones de economía pueden tener la razón siempre. Cuál de ellos la tiene en este caso es algo que dependerá en parte de que se convenza a los inversores privados para que presenten ofertas sobre préstamos y valores ilíquidos por $1 billón que los bancos tienen actualmente.
“Este programa depende crucialmente del sector privado, como participantes y encargados de establecer los precios”, dijo Spence, de 65 años, que compartió el premio Nobel con George Akerlof y Joseph Stiglitz por una teoría según la cual una cierta intervención gubernamental puede hacer más eficientes los mercados. “Podría funcionar”, dijo Spence el lunes en una entrevista telefónica.
Krugman, premio Nobel de Economía en 2008, no comparte su opinión. “El problema real con este plan es que no funcionará”, dijo el lunes Krugman, de 56 años, en su columna de opinión en el New York Times.
Geithner parece estar regresando a la estrategia de “efectivo por basura” de su predecesor como secretario del Tesoro, Henry Paulson, dijo Krugman. “Esto es más que decepcionante. De hecho, me llena de desesperanza”.
En lugar de financiar la compra de activos ilíquidos, el Gobierno debería garantizar muchas deudas bancarias, asumir el control de empresas “insolventes” y sanear sus libros, algo similar a lo que Suecia hizo en los años noventa, dijo Krugman.
Si bien Spence, profesor de la Universidad de Stanford y ex decano de la Escuela de Negocios, tiene más confianza en Geithner, ni siquiera él está seguro de que el secretario del Tesoro saldrá airoso.
El plan del Tesoro “es un poco difícil de implementar”, dijo Spence. “Supongo que el Tesoro se ha preparado bien y que tiene gente alineada” para invertir en las sociedades público- privadas de Geithner, dijo.
Una cuestión crucial es si los inversores privados podrán soportar amenazas potenciales y el escrutinio del Congreso, cuya decisión de la semana pasada de gravar los sobresueldos pagados a empleados podría ahuyentar a los postores, dijo un profesor de la Universidad Carnegie Mellon, Allan Meltzer, de 81 años, autor de una historia de la Reserva Federal.
El plan de Geithner “ciertamente ayudará”, dijo el lunes en una entrevista telefónica Meltzer, ganador en 1997 del premio Money Marketeers Distinguished Achievement Award de la Universidad de Nueva York. Al mismo tiempo, “el Congreso realmente ha aplicado el estado de derecho con mano dura, y eso tiene implicaciones terribles para el futuro”, dijo.
El plan está destinado a financiar compras de activos inmobiliarios ilíquidos por entre $500 mil millones y $1 billón, utilizando entre $75 mil millones y $100 mil millones de los fondos restantes del rescate bancario del Tesoro.
También dependerá de la financiación de la Fed y de las garantías de la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, por su sigla en inglés).