Logo La República

Jueves, 19 de septiembre de 2019



NOTA DE TANO


Dos exmorados, Tejeda y Azofeifa, hilaron el 2-0

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 05 abril, 2019

Paradón de Daniel Cambronero le cambió guion al clásico

“Si nos levantamos de esta, somos campeones”, sentenció Walter Centeno después de que Saprissa cayó ante Herediano.

“Si clasificamos, campeonizamos. Vamos a repetir lo del Apertura, cuando nos dieron por muertos”, afirma Jafet Soto.

“Si la Liga logra el milagro matemático de clasificarse, será el campeón nacional”, gritan los fieles manudos.

Lo que sucede es que Pérez Zeledón, San Carlos y Cartaginés suman idénticos propósitos.

Imagínense a los Guerreros del Sur en una nueva final, jugándola igual al Apertura 2017, cuando les bastó un gol de Jeykel Venegas para doblegar al Team.

¿Le tocará finalmente al Cartaginés dar el campanazo?

¿O quizá los Toros del Norte puedan repetir la hazaña de los Guerreros del Sur?

De momento se puede decir que el triunfo categórico del monarca sobre el Monstruo para nada le sirvió a la Liga en sus aspiraciones clasificatorias. A los manudos les convenía más el triunfo morado e incluso el empate, resultado que complicaba los anhelos del Team de meterse a la cuadrangular.

Al vencer 2-0 el Herediano al Saprissa, las compuertas de la clasificación se abrieron de par en par para los campeones, empatados ahora con los brumosos en el cuarto lugar, pero con un juego pendiente.

Prácticamente en media hora Jafet Soto tenía resuelto el clásico del buen fútbol. Precisamente, jugando muy bien al fútbol, el Herediano logró asociarse en ataque en dos acciones muy similares, picando por las alas con Luis Díaz y Jimmy Marín, centros precisos al corazón del área morada; indecisiones en marca de Michael Barrantes, Alejandro Cabral y Ricardo Blanco, recepciones precisas de Mynor Escoe y Yeltsin Tejeda y pases cortos para que los bólidos del propio Marín y de Randall Azofeifa besaran los cordeles de Kevin Briceño.

El Paté Centeno presentó una alineación agresiva, un 4-5-1 que pobló la cintura de talento, de hombres de toque como Bolaños, Torres, Leal, Ruiz y Venegas y Rubilio Castillo en punta, pero una tapada milagrosa de Daniel Cambronero en el minuto 16, tras remate de cabeza del catracho, combinado con ese par de goles florenses tan seguidos, acabó temprano con las aspiraciones del Saprissa de lograr su primera victoria en cinco partidos.

Mañana el clásico. No cabrá un alfiler en La Catedral. El León hambriento y en horas altas. El Monstruo, listo para dar un zarpazo que según dice su técnico, lo catapultará al título.

[email protected]









© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.