Enviar
Abel Pacheco, ex presidente de la República, analiza el gobierno de Arias y los primeros días de Chinchilla
“Doña Laura es honesta, pero está mal asesorada”
Pese a comienzo complicado, Pacheco espera que Presidenta enrumbe el camino y logre cumplir con la agenda de seguridad, economía y ecología del país

Su semblante luce más tranquilo tras dejar la Presidencia hace cuatro años, los problemas de salud que le aquejaron mientras dirigía el país, son cosa del pasado y ahora, al lado de su familia, disfruta de una gran paz, mientras divide el tiempo cultivando su finca, realizando su labor como psiquiatra y sonriéndole a la vida con su humor característico.
Sin embargo, las canas que le salieron durante su estadía en Zapote, son ahora fiel reflejo de la experiencia adquirida, la cual lo faculta para analizar, con conocimiento de causa, el actuar de sus sucesores Oscar Arias y Laura Chinchilla, actual presidenta de la República.
Durante una entrevista con LA REPUBLICA en su casa de habitación en Pavas, Abel Pacheco compartió sus opiniones sobre la Costa Rica actual y la que fue su casa política, el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

¿Fue un error iniciar el gobierno con el alza salarial de los diputados?

Se tiró al agua sin pensarlo, fue poco prudente. Si bien es necesario algún plan que equipare los salarios de la gente del Gobierno, creo que a los diputados se les fue la mano, quizás si hubiese sido un 15%, la gente lo hubiera aceptado; pero se abusaron.

¿Olvida el pueblo un error como este?

Este es un pueblo muy noble y olvida las cosas, si una torta se tapa con tortas buenas la cosa se olvida, pero nunca una torta nueva se puede tapar con una vieja.

¿Qué sería lo recomendable?

Yo le pediría a Dios que ilumine a los de Zapote; además es necesario tener buenos asesores. No parece haber prudencia en varias de las decisiones tomadas hasta ahora.

¿En cuáles decisiones?

Doña Laura me parece una mujer muy buena, muy bienintencionada; creo que su imagen tiene que ser más bien de tipo maternal, muy tranquila, muy serena. No entiendo cómo sacan a la Presidenta bailando con una falda cortita y con botas, o haciendo una paella en un programa de televisión. Ella es una dama distinguida y buena, yo le pido a Dios que la ilumine para que no haga cosas como esas, porque eso les pueden costar muy caro a ella y al país.

¿Se equivocó el Gobierno al dejar ir a Bruno Stagno?

Claro, me parece terrible; perdimos una pieza importantísima en la política nacional.

¿Lo defendió el Ejecutivo?

Mi impresión es que no. Su nombramiento era fácil de corregir, si doña Laura no hubiera estado sujeta a las presiones a las que estaba, tal vez hubiera actuado de otra manera, me imagino que no quiso exponerse a los ataques de ciertos grupos.

¿Fue un error nombrar a Jorge Walter Bolaños como representante ante el BCIE?

Hay que orar y pedirle a Dios. Con don Jorge Walter a mí no me fue bien. Cuando él fue mi Ministro de Hacienda, las cosas no salieron bien. Yo no lo hubiera nombrado.

¿Cómo catalogaría este inicio de Gobierno?

Complicado e intempestivo; sin embargo, creo que con calma, tranquilidad, paciencia y sobre todo, asesorándose y pensando mucho, las cosas pueden salir bien. A este pueblo no le gusta la velocidad, este es un pueblo de los nublados del día. Aquí, meter el acelerador y hacer mucha cosa es peligrosísimo.

Alguna gente dice que los gobiernos son muy parecidos unos con otros, ¿usted qué opina?

En Costa Rica todos giramos alrededor de un centro sin alejarnos mucho.

Ciertos analistas dicen que los primeros días de la administración Chinchilla se parecen mucho a su Gobierno.

Diay, que me digan en qué, para ver si acaso. Hay cosas en que me sentiría muy honrado y hay cosas en que no tanto. Yo no saldría en minifalda.

¿Cómo ve a la Costa Rica que hoy recibe Chinchilla a la que usted dejó en 2006?

Hay áreas que veo con mucha preocupación. Una es la económica, no podemos darnos el lujo de permitir más pobreza y si nos endeudamos, eso es lo que estamos haciendo.

Usted dejó las arcas llenas y Arias las vació dejando un déficit, ¿qué opina?

Es muy lindo regalar plata que no es de uno, pero las consecuencias son terribles. Todavía no estamos pagando esa factura, pero espérese pa'que vea.

Las encuestas le dan a Arias los índices de popularidad más altos de cualquier Presidente. ¿Existe congruencia con la labor hecha?

Las encuestas son una fotografía de determinado momento, esperemos a ver qué pasa; puede ser que sí, puede ser que no; démosle tiempo al tiempo, para verdades el tiempo.

¿Es necesaria una reforma fiscal?

Sí, no puede ser que se siga abriendo más el espacio que hay entre los más ricos y los más pobres; yo había logrado comenzar a reducirlo y veo que, otra vez, comienza a separarse.

¿Existe la madurez política para aprobarla?

No creo, veo a los libertarios oponiéndose fieramente a este tema.

Cambiando de temas, ¿cuán preocupante es la inseguridad en el país?

¡Caramba! ¡Muy preocupante! Hay una gran pérdida de control sobre la delincuencia.

Doña Laura arrancó una consulta nacional de seguridad que durará 100 días para dar un informe, ¿no sería mejor ejecutar acciones ya?

Como médico, me llaman a ver un cuadro y veo a un señor dando gritos, con 40 de calentura y vomitando, lo lógico es operarlo. Nada voy a hacer llamando a un grupo de doctores para hacer un diagnóstico. Ese enfermo está grave.

Y sobre la ecología, ¿se desvió Costa Rica de la senda correcta en los últimos años?

No me gustó lo que se hizo. Yo no permití la exploración petrolera en el Caribe y, mire usted, que el tiempo me dio la razón. Vea lo que pasó en el Golfo de México y me planté contra la minería porque considero que es una puñalada a la naturaleza.

¿Seguiremos con esa tónica?

Las señales que doña Laura da son las de una mujer bienintencionada. Creo que va a defender la posición de Costa Rica en cuanto a la ecología mundial, ojalá no me equivoque.

Rafael Angel Calderón se retira de la política, ¿qué opina?

No tengo nada que decir. Los viejos líderes deben darle campo a la juventud.

Este sábado se nombra al nuevo presidente del partido, ¿puede resurgir el PUSC?

Yo no sé si la Unidad pueda resurgir, lo que sí puede resurgir es el pensamiento socialcristiano.

¿De qué depende que ese socialcristianismo se levante?

De que aparezcan figuras jóvenes decididas a emprender la lucha y figuras carismáticas. De momento, veo algunos que son proyectos de líderes, pero por ahora no veo a nadie que esté inspirando las grandes masas.

¿Se equivocó Rodrigo Arias en salir a cuestionar al Gobierno?

Se tiró demasiado temprano al agua, eso de mañanear tempranito parece ser costumbre en Liberación Nacional; pero le recuerdo a don Rodrigo que no por mucho madrugar, amanece más temprano.

Natasha Cambronero/Esteban Arrieta
[email protected]
[email protected]
Ver comentarios