Logo La República

Jueves, 23 de septiembre de 2021



NOTA DE TANO


Don Andrés, regrese a casa con la frente en alto

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Martes 10 agosto, 2021

Andrés Carevic, un profesional ejemplar

¡Gracias don Andrés Carevic!

Es usted un señor profesional.

Escribo esta Nota en mi doble condición de periodista deportivo y seguidor de Liga Deportiva Alajuelense.

El fútbol es un juego y está repleto de diferentes circunstancias. Me nace la interrogante si Marcel Hernández mete a la red el servicio preciso que le hizo Bryan Ruiz en el minuto 87 y la Liga le empata al Cartaginés 3-3 el juego, si a usted lo hubiesen despedido.

Lea más: Andrés Carevic soportó cuestionamientos a su trabajo; hoy dedica el título a la afición

En su larga estadía como técnico del Alajuelense, no hablé con usted medio segundo. Es más, no llegué a conocerlo personalmente, pero desde que pisó tierra tica se me convirtió en un ejemplo.

Huyó de los reflectores y se dedicó 24/7 a su trabajo, en el que logró la conquista de títulos y campañas memorables, como ese invicto de 22 jornadas tan difícil de construir y de lograr y también, como le sucede a cualquier ser humano en su quehacer diario, cometió yerros en su trabajo que, en su caso muy particular, se combinaron con errores puntuales, monumentales y garrafales de algunos de sus discípulos en instancias determinantes, decisivas y vitales de los campeonatos, que volcaron las estadísticas injustamente en su contra.

Le admiré su entrega al trabajo diario; su pasión por el juego, su educación en las entrevistas y conferencias de prensa, ejemplo para muchos de nuestros folclóricos técnicos. Los arbitrajes pocas veces fueron tema en sus respuestas y mucho menos argumentos para justificar derrotas.

Lea más: Andrés Carevic, técnico de estilo singular

Alajuelense perdió varios partidos por errores suyos, la mayoría, mala lectura del juego. También se aferró a una planificación de los partidos de pocas variantes tácticas y mucha falta de imaginación. Le costó salirse del esquema y pagó cara su adicción a un 4-3-3 que sobre todo en el medio campo, estuvo ayuno de marca, al entregar esa misión a futbolistas creativos como Bryan Ruiz y Alex López.

Pero, usted fue un director técnico sin suerte y se le escaparon dos campeonatos, dos títulos antes de lograr la 30, que se esfumaron por yerros grotescos de sus jugadores, en los que usted, nada tuvo que ver y nada podía hacer. Igual, se le esfumaron después otros partidos determinantes.

Don Andrés, regrese a casa con la cabeza en alto y el deber cumplido. Nada más gratificante para un profesional, que convertirse en ejemplo para sus colegas y usted lo fue. Como manudo, le agradezco las decenas de aportes que le dejó a la institución.

gpandolfo@larepublica.net

NOTAS ANTERIORES








© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.