Macarena Barahona

Enviar
Sábado 21 Junio, 2008

Cantera
Don Andrés Challe y sus donaciones filantrópicas

Macarena Barahona

Desde el año 1970, en que mi padre compró la propiedad de San Vicente de Moravia donde actualmente vivimos, fuimos vecinos de don Andrés Challe y su esposa, doña Mary.
Un matrimonio inolvidable.
La caballerosidad de don Andrés, su exquisita filantropía y la amabilidad y dulzura de dona Mary, recientemente fallecida.
Llevamos toda una vida de conocer las historias de este matrimonio, una vida de ser testigo último de los deseos de don Andrés con su donaciones que siempre hizo para que se beneficiaran la educación y el esparcimiento de la niñez, la juventud costarricense y la ciudadanía en general.
Deben ser muchos los que han participado en el festín de las tierras donadas por don Andrés Challe al Colegio Lincoln, y vendidas recientemente a un gran consorcio como lo es el Portafolio Inmobiliario.
Las autoridades de la Municipalidad de Moravia, en su inoperancia y falta de liderazgo para asumir un deber ciudadano e histórico, una lección de civilidad, de transparencia, permite la demolición de construcciones educativas en perfecto estado, sin contar aparentemente con la legalidad para ello.
No soy abogada, pero intuyo ríos de dólares muy cerca de donde vivo.
Don Andrés donó para fines educativos el terreno al Colegio Lincoln, no para otra cosa. Este vende aparentemente para lucrar y hace caso omiso de su origen. La Municipalidad da permisos de demolición sin que, pareciera, esté a derecho esta venta. Convoca al “pueblo” a una discreta comparecencia para ver si está de acuerdo o no en modificar el Plan de Regulación Urbana y dar visto bueno a la construcción, y si así seguimos, cambiará el destino de los parques también donados por don Andrés Challe, según el criterio de los allegados a la Municipalidad que son los que se enteran de esas reuniones.

Conciencias cívicas de frivolidad y mercantilismo. ¿Será que no pueden administrar los valiosos intereses de una colectividad, pensando solo en llenar las arcas municipales ante el silencio hacia los ciudadanos?
¿Por qué no convocan abiertamente a todo ciudadano honesto para que opine en un caso tan importante? ¿Será que todo lo manosea el dinero?