Enviar
Fenómeno atmosférico no causó daños de consideración a su paso por Yucatán
“Dolly” se convertiría en huracán

La cuarta tormenta de la temporada de huracanes se dirige al noroeste mexicano tras cruzar Yucatán sin dejar daños

Cancún, México
EFE

La tormenta tropical “Dolly”, que podría convertirse en huracán en las próximas 24 a 48 horas, avanzaba ayer a la hora de cierre de esta edición por el Golfo de México hacia el noreste del país tras su paso por la península de Yucatán, donde no dejó daños de consideración, informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).
El último boletín del organismo, emitido a las 14.00 hora local (19.00 GMT), indicaba que el ciclón se desplazaba a una velocidad de 30 kilómetros por hora, acompañado por vientos de 85 kilómetros por hora y rachas de hasta 100 kilómetros.
Hasta ese momento, su índice de p
eligrosidad es “moderado” y está localizado a 185 kilómetros al norte-noroeste de Progreso, en el estado de Yucatán, en el sureste mexicano, y a 760 kilómetros al este-sureste de Tampico, en Tamaulipas, en el noreste.
El meteorólogo del SMN Jaime Albarrán dijo a Efe que existen “todas las posibilidades” de que la tormenta pase a ser huracán categoría 1 en la escala Saffir Simpson de cinco niveles, lo que sucedería si sus vientos alcanzan los 120 kilómetros por hora.
La ruta potencial de desplazamiento en el Golfo de México llevaría a “Dolly” hacia la ciudad de Matamoros, en el norte de Tamaulipas y la frontera con Texas (Estados Unidos).
Esa zona sufrió en las últimas semanas intensas lluvias que desbordaron los ríos Pánuco y Tamesí, donde podría haber nuevas crecidas si la aún tormenta tropical confirma su trayectoria hacia Tamaulipas.
En el estado de Quintana Roo, donde están destinos turísticos como Cancún, Playa del Carmen, Tulum, Cozumel, Isla Mujeres y Holbox, el paso de “Dolly” no dejó daños de consideración, pero algunos puertos están cerrados y hubo lluvias de más de 50 litros por metro cuadrado.
La española Carolina Moriche, quien desde hace mes y medio trabaja en un hotel de la isla de Holbox, al norte de la península de Yucatán, elogió las medidas preventivas tomadas desde la tarde del domingo.
“Nos avisaron todo el tiempo de lo que pasaba con la tormenta tropical e informaron de los refugios que fueron habilitados por si era necesario ponerse a resguardo, pero no ha sido necesario usarlos”, indicó a Efe.
La mañana de ayer, el gobernador, Fé
lix González Canto, declaró que Quintana Roo fue muy afortunado por los cambios de ultimo momento en la trayectoria de “Dolly”, cuyo centro se desplazó al norte del estado a su paso.
Mario Hernández, recepcionista de un pequeño hotel de Tulum, dijo que la mayor parte de los turistas hospedados salieron a tomar el sol la mañana de ayer tras la tormenta.
“Los tuvimos que trasladar a hoteles del centro para que estuvieran más tranquilos porque se esperaba un impacto mayor y afortunadamente no pasó nada”, explicó.
En Quintana Roo y Yucatán fue retirada la “alerta roja” (peligro máximo), que en el segundo estado pasó a nivel “naranja” (peligro moderado), informó el Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) en su boletín de las 13.30 hora local (18.30 GMT).
En el estado de Tabasco únicamente hay una alerta preventiva, especialmente en las costas, ante posibles precipitaciones de entre 70 y 150 litros por metro cuadrado.
En las próximas horas podrían ser cerrados los puertos de Dos Bocas y Frontera.
Más al norte, en Veracruz, esta tarde habrá una reunión extraordinaria del consejo estatal de Protección Civil para analizar si es necesario tomar medidas ante “Dolly”.
Igualmente, los responsables de Protección Civil en Tamaulipas mantuvieron hoy reuniones “para coordinar acciones” sin que por el momento hayan trascendido las medidas que podrían adoptar.
“Dolly” es la cuarta tormenta tropical de la temporada y se caracterizó por su rápida formación sobre aguas del Atlántico el pasado fin de semana.


Víctimas


Al menos 26 personas murieron y decenas de familias resultaron damnificadas como consecuencia de inundaciones, aludes de tierra y lodo y crecida de ríos por las torrenciales lluvias que cayeron sobre Guatemala el fin de semana, informaron ayer fuentes oficiales.
Un total de 21 personas murieron el domingo soterradas en dos comunidades del departamento oriental de Zacapa, donde dos aludes de tierra y lodos cayeron sobre sus humildes viviendas.
Doce de las víctimas, integrantes de una misma familia, perecieron en la aldea El Campanario, del municipio de La Unión, según el alcalde de la comunidad, Francisco Salguero.
Las otras nueve personas perdieron la vida en la aldea Lancapoly, del mismo municipio, de acuerdo con el portavoz de los Bomberos Municipales Departamentales, Wilmer Quintanilla.
En la aldea Najap, del departamento noroccidental de Huehuetenango, cuatro personas fallecieron soterradas el domingo por un deslizamiento de tierra que cayó sobre su vivienda, en tanto que en Alta Verapaz, un campesino murió ahogado al ser arrastrado por la corriente de un río.
Con estas 26 víctimas mortales suman 62 los muertos por las lluvias en Guatemala durante lo que va del 2008.
De ese total, 16 han fallecido por aludes y derrumbes en asentamientos humanos del sur de la capital guatemalteca.
Según las autoridades de Protección Civil, las lluvias de las últimas horas en Guatemala dejaron sin vivienda a 12 familias en Barrio Nuevo, en el departamento oriental de Zacapa.
En el municipio de Barillas, en el departamento de Huehuetenango, 47 viviendas fueron inundadas por las torrenciales lluvias, en tanto que en Alta Verapaz, 45 familias fueron evacuadas por la crecida de los ríos.
De acuerdo con la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), el aumento del caudal de varios ríos han causado severos daños a plantaciones de maíz y fríjol en el interior del país.
Los Bomberos Municipales informaron de que en regiones del Atlántico se han derrumbado al menos tres puentes y que un sinnúmero de deslizamientos de tierra en las carreteras han sido reportados.
El Instituto Nacional de Meteorología (Insivumeh) ha pronosticado al menos otras 72 horas de lluvias en Guatemala, sobre todo en regiones del norte.
La Conred mantiene una alerta amarilla institucional (prevención) ante los constantes aguaceros de la época, y vigila la trayectoria de la tormenta tropical “Dolly” que se formó en el mar Caribe.

Ver comentarios