Enviar
Su depreciación hace que las entidades financieras incurran en pérdidas por primera vez
Dólar golpea a la banca durante el primer trimestre
El sector bancario privado, con posiciones altamente dolarizadas es el más afectado

La apreciación del colón frente al dólar dio como resultado que la banca comercial registrara, por primera vez, pérdidas que se totalizan en ¢3.743 millones en el primer trimestre.
Esa cifra contrasta con las ganancias de casi ¢11 mil millones que exhibían sus cuentas en el primer trimestre del año anterior.
Las pérdidas que corresponden en su totalidad a la banca privada equivalen a una caída del 134% y se explican en su mayor parte por la tasa de cambio del dólar.
Entre agosto de 2009 y marzo de este año el precio del dólar disminuyó ¢40.
Al final de cada mes los bancos comerciales deben expresar en moneda nacional su patrimonio, que es básicamente, la diferencia entre el crédito (activos bancarios) y la deuda o captaciones del público.
Cuando el precio del dólar muestra una caída en un mes, respecto al anterior, el patrimonio de las entidades es menor y deben incluir esa diferencia como una pérdida.
El Banco Citi registró una pérdida de poco más de ¢1.000 millones bajo esa contabilidad, pero Claudia Zambrano, directora financiera, les resta importancia a las cifras.
“A nivel mundial tuvimos un resultado excelente, pese a las pérdidas atribuidas a la tasa de cambio y que nos afectan por tener posiciones sólidas en dólares”, dijo la ejecutiva.
La volatilidad del tipo de cambio, producto del sistema cambiario de bandas, le permite al colón fluctuar negativa o positivamente entre los límites establecidos por el Banco Central, lo cual hace que los activos o pasivos financieros de empresas, bancos y personas se vean afectados.
“Esta situación coyuntural provocó que al contabilizar los activos y pasivos del Banco en moneda extranjera, las utilidades del primer trimestre del año mostraran un resultado desfavorable, dijo por su parte el vocero de Scotiabank Alejandro Gómez, director de Tesorería de la entidad.
“La sólida y disciplinada cultura de gestión de riesgos de la institución ha permitido enfrentar con éxito los cambiantes escenarios del mercado financiero local e internacional”, adujo.
La pérdida por valoración del patrimonio ha significado casi ¢6.700 millones para el BAC San José, pero antes de ganancias y pérdidas cambiarias “lo que tenemos es una utilidad de ¢8 mil millones, por lo que la situación observada en las cifras de la Sugef no nos preocupa”, dijo Gerardo Corrales, gerente general.
De los bancos estatales, el de Costa Rica es el que exhibe las peores cifras. Aunque sin reportar pérdidas, sus utilidades cayeron casi un 11%, reconoció Mario Rivera Turcios, gerente general. No obstante, dijo que las utilidades se mantienen cercanas a lo que “hemos presupuestado para este año”.
La variación la atribuyó el banquero a una disminución del 2% de las tasas de interés en los créditos de vivienda y pymes, como apoyo al Plan Escudo del presidente Arias, variaciones en la tasa básica pasiva en relación con el año pasado. Asimismo, el gerente recordó que el 40% de la cartera del BCR se encuentra en dólares, lo que afecta su cartera, así como ajustes en las provisiones por morosidad entre otros.
El Banco Nacional estima en ¢1.200 millones la pérdida cambiaria. No obstante, y gracias a otras operaciones superavitarias vio incrementadas en un 28% sus utilidades el primer trimestre, dijo Alfredo Volio, presidente de la junta directiva.
Como Claudia Zambrano, del Citi, otros banqueros atribuyen a un sistema contable riguroso y conservador establecido por la Superintendencia General de Entidades Financieras, que las pérdidas en algunos casos solo sean contables.
Estamos implementado políticas de riesgo, crédito y de liquidez más sanas para sobrellevar los resultados que ocasionó la crisis internacional, señaló.
Con un capital de $179 millones, Scotiabank continúa siendo una entidad con solidez patrimonial y prestigio en sus gestiones, manifestó más adelante Alejandro González.
Scotiabank es el banco que a marzo registra las mayores pérdidas (2.728 millones).
Sin embargo, estas cifras son de poca relevancia para la estructura de capital y de activos líquidos que posee Scotiabank, y perfectamente soportados por la base de capital, dijo el banquero.
De hecho, al eliminar el efecto del tipo de cambio y comparando las utilidades del primer trimestre de 2010, con las del mismo periodo del año anterior, se muestra un aumento de ¢2,2 mil millones o del 457%, afirmó González.
El comportamiento del tipo de cambio se sustenta en un exceso de divisas como resultado neto de la participación del sector privado en el mercado cambiario, una desdolarización de los portafolios financieros. Lo anterior sumado al hecho de que después del primer semestre, Estados Unidos suba las tasas de interés, se dé una salida de dólares y el tipo de cambio comience de nuevo a subir, dijeron analistas consultados.


Wilmer Murillo
[email protected]
Ver comentarios