Enviar
Después de caer hasta un 35%, este año la dolarización se irguió hasta el 43%
Dólar recuperó su reinado en el país

• De los créditos al sector privado un 52% se encuentra en la moneda extranjera

Wilmer Murillo
[email protected]

Las tasas de interés más altas que pagan los bancos privados por los depósitos en moneda extranjera, la desconfianza en el colón y el cierre de la banca off-shore serían tres de las causas principales por las cuales está incrementando la dolarización de la economía.
Así, el dólar vuelve a ser el rey, luego de un periodo de cerca de un año en el cual había venido a menos.
En febrero de 2007, por ejemplo, la dolarización representaba el 40% de la economía costarricense; el año anterior cayó hasta un 35% pero ya para febrero pasado subió a un 43%. Y el apetito por la moneda estadounidense sigue creciendo.
La medición surge tras analizar la riqueza financiera constituida por los depósitos en los bancos en moneda extranjera, el numerario en poder del público, los certificados de depósito más los bonos del Gobierno y el Banco Central.
Los ahorros en dólares en el sistema bancario alcanzan los $6.777 millones, que junto con los certificados a plazo y los depósitos en cuenta corriente, ascienden a $8.272 millones (dato preliminar a febrero publicado en la página de Internet del Banco Central)
“Esto quiere decir que la liquidez en moneda extranjera que en marzo de 2008 representó el 39,1% de la total, a febrero subió al 47,8%”, dijo Carmen Monge, analista de INS Valores.
Los datos indican a su vez que a febrero, de la liquidez total un 52,2% se encuentra en colones; y estaba en 69,9% en marzo de 2008.
Otra prueba son los depósitos de ahorro en el sistema bancario costarricense, los cuales se estiman al cierre de febrero en ¢1,2 millones de millones con un 50,6% en moneda nacional. Los depósitos en dólares en este aparte pasaron de representar el 43,3% en abril de 2008 al 49,4% actualmente.
Los datos de reservas del Banco Central refuerzan esta tendencia ya que a pesar de la intervención de la entidad para defender el tipo de cambio mediante venta de divisas, estas crecieron un 6% entre enero y febrero.
Además en la última semana continuaron aumentando, al pasar de $4.077 millones a finales de febrero a $4.092 millones al 6 de marzo de 2009.
“A pesar de que el Central ha vendido dólares en el mercado Monex, los depósitos de los bancos en moneda extranjera han aumentado por lo que sube el monto por encaje y por ende las reservas”, dijo Monge.
En el mercado bursátil la situación es idéntica. A través de los sistemas de la Bolsa Nacional de Valores un 57% de las negociaciones de deuda de la primera semana de marzo se hicieron en moneda extranjera, y en las últimas semanas de febrero también se observó esta tendencia.
Las cifras de los depósitos en el sistema bancario nacional (cuenta corriente, ahorros y depósitos a plazo) en los últimos seis meses y en lo que va del presente año, muestran un mayor crecimiento en dólares que en colones, admitió Guillermo Quesada, gerente de Bancrédito.
Las explicaciones son abundantes.
Por un lado el colón sigue siendo una moneda débil con una inflación superior al promedio de Latinoamérica o de países con similar nivel de desarrollo, a juicio de economistas.
Además, la política monetaria y cambiaria del Banco Central de los últimos dos años no ha ayudado a generar mayor confianza en el colón, sino que más bien ha perjudicado, haciendo que la gente sienta que es mucho mejor refugiarse en una moneda más fuerte y segura como el dólar.
Los agentes económicos prevén que el tipo de cambio tendrá que depreciarse más ante el colón, y que el rendimiento que están obteniendo en las tasas de interés en colones no compensa el riesgo de devaluación.
Efectivamente, el elemento principal que incide es el tipo de cambio, pues ante perspectivas de devaluación de la moneda, los agentes se protegen dolarizando sus recursos, dijo Alonso Elizondo, director ejecutivo de la Cámara de Comercio.
Por otro lado, en una coyuntura de contracción económica interna y externa y ante una perspectiva incierta en el nivel de inflación y posibles incrementos en las tasas de interés, podría acentuarse esa tendencia.
“La dolarización sube, por varias razones. Una es el cambio de expectativas cambiarias. Hace un año la gente apostaba a que se iba a apreciar el tipo de cambio del dólar. Hoy apuesta a lo contrario, señaló por su parte Francisco de Paula Gutiérrez.
Lo segundo que explica la dolarización es que los bancos que tienen porciones dolarizadas muy altas tienen que persuadir al público de hacer depósitos en dólares, dijo Isaac Castro, analista de Interbolsa.
Eso explica que las tasas internas en dólares sean de hasta un 6%, en comparación con el 1% o menos en Estados Unidos. Esto es un incentivo para que el público tenga la riqueza denominada en dólares.
Aunque son muchos los factores que confluyen en la preferencia por la liquidez en dólares, uno importante es la desconfianza en el colón, pues la gente percibe que gana más intereses en la moneda extranjera.
Si al 6% se le añade el 9% de la devaluación (¢0,20 diarios) obtiene una tasa anualizada del 15%, por lo que es difícil esperar que la situación cambie a menos que los réditos en colones se equiparen o superen esos niveles, agregó Castro.
Mientras tanto, ante el escenario económico mundial y local en el cual el ingreso de divisas al país se ha reducido por concepto de inversión extranjera y comercio exterior, y ante expectativas de devaluación de la moneda, es posible que la tendencia hacia la dolarización continúe en el corto y mediano plazo.
Otra de las principales causas de la dolarización es la desvinculación de la banca privada de sus operaciones off-shore.
De acuerdo con estimaciones de la calificadora internacional Moodys, el tamaño de la banca off-shore es tres veces mayor que el de la banca local.
“Esto tiende a traducirse en un sistema financiero más grande y que en forma consolidada puede ser mejor supervisado, y que eventualmente puede ser favorecido por las agencias calificadoras”, dijo Castro.


Ver comentarios