Djokovic liquida a Nadal
Novak Djokovic lució infinitamente superior a Rafa Nadal, a pesar de que el público latino se volcó en favor del español. Mike Ehrman/AFP-La República
Enviar

Djokovic liquida a Nadal

Serbio conquista su cuarto Masters en Miami

El serbio Novak Djokovic ganó ayer su cuarto Masters 1000 de Miami al derrotar por un doble 6-3 al español Rafael Nadal, incapaz de contrarrestar la agresividad y acierto del número dos del mundo.
Djokovic superó al español en apenas una hora y 23 minutos gracias a la elevada presión a la que sometió al número uno mundial, que apenas contó con una oportunidad de rotura en todo el partido y ganó el 58% de los puntos con su primer servicio.
Nadal comenzó intenso y apretó al serbio nada más comenzar con una amenaza de rompimiento del servicio, que Djokovic logró salvar, pero hasta ahí llegó su amenaza al dos del mundo.
El serbio se mostró agresivo, buscó hacer daño en cada uno de sus golpes. Si no eran bolas profundas, tiraba a las líneas o subía a la red en cuanto Nadal le daba oportunidad.
Nadal se vio a la defensiva, buscando deshacerse de la continua presión del serbio, y por ello no acertaba con las distancias ni con la mejor opción para hacerse con el control de los puntos.
De esta forma, en el sexto juego, Djokovic rompió, fácil, el servicio de Nadal, que prácticamente jugaba en casa, gracias al apoyo del público local, mayoritariamente latino.
No se vio lo esperado: uno de esos choques eléctricos como los que estos dos jugadores acostumbran protagonizar y que han sido equiparados con duelos míticos como los de Ivan Lendl contra John McEnroe o Pete Sampras contra Andre Agassi.
No había señales positivas para Nadal, incapaz de sacar a relucir, al menos, su garra. Djokovic le tenía corriendo de un lado a otro y devolviendo las bolas para resistir.
Djokovic, que ganó en Miami en tres ocasiones (2007, 2011 y 2012) y superó a Sampras en número de títulos en Cayo Vizcaíno y se acerca a los seis de Agassi, estaba en control de la situación, tenía a Nadal acorralado, sin apenas respuestas.
El cansancio físico no está detrás de este resultado, pues ninguno de los dos disputó sus respectivas semifinales debido a la retirada del checo Tomas Berdych y el japonés Kei Nishikori, en un hecho inédito en la historia de la ATP.
En la rama femenina, Serena Williams agrandó su leyenda en casa al ganar su sétimo Abierto de Miami, esta vez por 7-5 y 6-1 a la china Na Li, que tuvo al alcance de la mano el primer set, pero la estadounidense se recuperó y dejó claro quién es la número uno mundial.
Williams, apenas ha perdido siete de los 74 partidos que ha jugado en el Centro de Tenis de Crandon Park.

Miami/EFE

Ver comentarios