Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Divide y vencerás

Luis Alberto Muñoz [email protected] | Viernes 20 mayo, 2011



Divide y vencerás


“Divide et impera”, algunos atribuyen esta frase al emperador romano, Julio César, otros al filósofo florentino Nicolás Maquiavelo, y hay quienes lo consideran un algoritmo matemático babilónico.
Ahora esta máxima milenaria se ajusta como anillo al dedo a la coyuntura que se vive en la arena política nacional, donde el súbito cambio de fuerzas en el primer poder de la República ha puesto a los partidos a trabajar.
Liberación, acostumbrada en los últimos periodos a ser la más pretendida, con la que casi todos querían bailar, ha pasado, debido a la impericia, imprudencia y malos cálculos, a tener que salir a buscar pretendientes, alianzas fantasmas que le ayuden a sustentar los proyectos ideológicos que quedaron guindando luego de la “insolemne” sesión del 1º de mayo.
El descalabro ha golpeado al partido oficialista y ha puesto a su maquinaria interna a trabajar, a martillar en las fisuras que lógicamente deben de existir en la “Alianza por Costa Rica”, que se amalgamó como una fuerza anti-liber(arista), al encontrar a su Némesis en las corrientes mediáticas que tras la vendetta, sus sacerdotes paganos buscan saciar la furia de sus “dioses”, esparciendo más sangre política en sus altares.
Sin embargo este ímpetu de libelo no es unificado, todo lo contrario, en su propia organización nacionalista existen fracturas relevantes, necesarias; disidentes de los entes monopolizadores del pensamiento, oponiéndose rotundamente a esta opresión con un trabajo profesional y digno de la altura de los pregoneros que merece este país, sin importar para el medio que colaboren.
Me refiero a aquellos que han cumplido éticamente la invaluable fiscalización del poder y esta vez, caso libertario, sí han respetado a las instancias que corresponden, demarcando presuntas fuentes de fondos en las campañas (presidenciales y de alcaldes), las cuales sin dudas, por el bien de nuestra democracia y sociedad deben ser investigadas con detenimiento.
Ese esfuerzo de comunicar de manera sopesada y balanceada merece asombro y reconocimiento. De mi parte, no existe la mínima mezquindad.
En todo caso, de regreso a las fuerzas liberacionistas, su lucha ha sido mal orientada, ha perdido el norte y ahora apela a la máxima atribuida a Maquiavelo, a ver si “cada palo aguantará su vela”.
Siendo tan esbozada y gráfica la estrategia, propia del algoritmo babilónico, dejaría mucho que desear, si la “Alianza por Costa Rica” demostrase haber sido pegada con saliva, al no saber sacar su barca del actual archipiélago.

Luis Alberto Muñoz