Diversificar energía limpia reta a producción nacional
Juan Saumma, director de Pelletics, y Patrick Woodbridge, vicepresidente de Ecosolutions, implementaron una caldera de biomasa en la compañía Bridgestone. Esteban Monge/LA REPÚBLICA
Enviar

Diversificar energía limpia reta a producción nacional

El 93% se producirá a partir de fuentes sostenibles, según estimaciones

Diversificar la fuente para la generación de energía limpia es el principal reto que enfrenta el país para alcanzar la meta de carbono neutral.
Aunque las acciones nacionales son reconocidas por el Fondo Mundial por la Naturaleza, (WWF en inglés) en su estudio de “Líderes de Energía Verde”, enfrentan obstáculos para que la producción no recaiga solo en energía hidroeléctrica.

201502052155380.codd.jpg
El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) prevé que un 93% se produciría a partir de energías limpias.
No obstante, aprovechar el caudal de los ríos sigue liderando como el generador universal.
Tal y como lo muestra el estudio de WWF, en 2013, Costa Rica generó unos 10.100 megavatio-hora de electricidad, de los cuales el 87% provino de fuentes renovables, que proceden de la generación de energía hidroeléctrica.
Asimismo, alrededor del 20% del total de electricidad renovable fue generado por fuentes de energía renovables no convencionales.
De un total de ocho proyectos que entrarán en operación este año, cinco son hidroeléctricos.
El ICE concluiría las obras en Cachí, Río Macho y Coopeguanacaste R.L., que inaugurará en agosto el proyecto hidroeléctrico Bijagua, el cual aportará 18 megavatios al Sistema Nacional Interconectado.
De igual forma, los generadores privados darían la apertura a dos proyectos de este tipo: Torito en marzo y Chucás en Atenas de Alajuela.
Solamente tres nuevas plantas privadas de energía eólica se inaugurarán este año.
A estos esfuerzos se suman el uso de la geotermia, la luz del sol y la biomasa que le permiten a Costa Rica ser uno de los países referentes en el mundo, al alcanzar el 93% de generación de electricidad proveniente de recursos amigables con el ambiente, según Carlos Obregón, presidente ejecutivo del ICE, en un comunicado de la entidad.
Actualmente el 6% de la energía en Latinoamérica proviene de fuentes modernas (solar, eólica, biomasa o geotérmica). Sin embargo, se espera que para 2050 esta cifra alcance el 20%.
“Es bueno abrirles paso a los generadores privados, pero que nos den buenas condiciones en el precio que se paga el kilovatio-hora. Una apertura a estas pequeñas iniciativas de fuentes modernas es vital para la variedad en la producción energética”, aseguró Juan Saumma, director de Pelletics.
La empresa produce combustible a partir de pellets, que se hace a base de residuos de madera aserrada, la cual sustituye los combustibles fósiles tradicionales en calderas industriales, representando un ahorro de hasta un 50% del consumo energético.

Fabiola Vargas
[email protected]
@FabiVSola


Ver comentarios