Diversidad de culto llegaría a las escuelas en dos años
“El objetivo en las escuelas no es que los niños se hagan de determinada religión, sino que conozcan las diversas creencias que existen y sus características”, explicó Leonardo Garnier, exministro de Educación. Gerson Vargas/La República
Enviar

201606211936340.rec-8.gif
Los estudiantes de escuelas y colegios podrán aprender de todas las religiones en sus clases dentro de dos años.

Actualmente se trabaja en implementar cambios importantes en los programas educativos del MEP, con un enfoque más histórico y tolerante de la diversidad religiosa, bajo la nueva visión de “Educar para una Nueva Ciudadanía”, que impulsa la institución.

En las aulas se vería por ejemplo, historia de otras religiones no cristianas, sin dejar de lado el catolicismo.

Debido a que aún no se presentan ante el Consejo Superior de Educación, no sería hasta dentro de dos años que se incorporen a las clases, ya que los programas deben estar aprobados ocho meses antes de que inicie el curso lectivo.

También se debe tomar en cuenta dentro de ese tiempo, la capacitación de los docentes para adaptarse a los cambios en las lecciones.

Actualmente, las clases de educación religiosa se imparten por una mayoría de docentes católicos y se pueden cancelar con permiso de los padres.

Los cambios que se implementarán obedecen a un recurso de inconstitucionalidad presentado en 2010, que exigía separar la esfera religiosa del Estado de la educativa.

En la acción se alegaba que aunque la religión del Estado fuera la católica, este no debe impedir el libre ejercicio de otros cultos y confesiones, por lo que el campo educativo está obligado a respetar el principio de neutralidad religiosa.

Gracias al recurso, cualquier profesor, sin importar sus creencias, puede concursar para dar educación religiosa, siempre y cuando sea graduado en este tipo de enseñanza.

Antes se requería una autorización de la Conferencia Episcopal Nacional para obtener un nombramiento.

Los cambios que se quieren implementar suponen un gran avance en la enseñanza escolar y la tolerancia religiosa, de acuerdo con Leonardo Garnier, ministro de Educación en ejercicio cuando la Sala emitió el fallo.

“El objetivo no es que los niños se hagan de determinada religión, sino que conozcan de las diversas religiones y de las características que tienen”, comentó Garnier.

En tanto, si bien hubo resistencia al principio por parte de algunos docentes, en el MEP abogan por acatar el fallo de la Sala, aunque aseguran que nuestro sistema educativo desde hace tiempo es laico.

“En la aprobación de reformas curriculares no hay ninguna injerencia de denominaciones religiosas”, aseveró José Salazar, jefe de Educación Religiosa del MEP.

Ambas partes coinciden en que la religión debe enseñarse desde el seno familiar, pero que en la formación ética y moral de la persona, además del conocimiento de otros credos, pueden colaborar las instituciones educativas.

 

 

Ver comentarios