Logo La República

Sábado, 24 de agosto de 2019



NACIONALES


Distribuidores de General Motors garantizan continuidad

Redacción La República [email protected] | Martes 02 junio, 2009



Clientes de Disexport no se verían afectados por quiebra de casa matriz
Distribuidores de General Motors garantizan continuidad

Karen Retana
[email protected]

Tras el anuncio del proceso de bancarrota anunciado por General Motor (GM), en Costa Rica los distribuidores de las marcas del mayor fabricante de automóviles del mundo aseguran continuidad operativa.
Empresas como Disexport, que comercializan la marca Chevrolet y Cadillac, garantizan a los clientes que contarán con los respectivos suministros de unidades, sus partes y apoyo en relación a la garantía.
“El proceso no solo garantiza la continuidad, sino que asegura el correcto fondeo económico a la nueva GM por parte de los gobiernos estadounidense y canadiense para que puedan continuar con el desarrollo tecnológico de vehículos de alto rendimiento y amigables con el ambiente”, comentó Rolando Pinto, presidente de Disexport Costa Rica.
Esta compañía es una empresa 100% costarricense distribuidora de las marcas Chevrolet y Cadillac de GM, y por ende independiente de los procesos que GM lleve.
LA REPUBLICA trató de contactar a Esteban Fernández, gerente de Venta de Grupo Q, empresa que comercializa marcas de GM pero se encontraba en una capacitación.
Por otra parte, tanto las operaciones de América Latina, Africa y Oriente Medio no formarán parte del capítulo 11 de ley de quiebras en Estados Unidos y continuarán como lo han hecho en el pasado.
“GM está comprometido con la región y seguirá proporcionando a sus clientes productos líderes en la industria, a lo largo de las opciones con la mejor atención al cliente y la cobertura de la garantía de sus vehículos”, dijo Maureen Kempston Darkes, vicepresidenta de grupo GM y presidente de GM América Latina, Africa y Oriente Medio.
El proceso de reestructuración de la compañía en Estados Unidos implicará un financiamiento de $30 mil millones para quiebra, lo cual representa una participación del 60% por parte del Gobierno Federal y un 12% de participación del Gobierno canadiense, que prestará $9.500 millones.
GM planea cerrar 11 fábricas y detener las operaciones en otras tres. Asimismo intentará reabrir una instalación para fabricar un nuevo automóvil pequeño.
La empresa ha perdido unos $88 mil millones desde 2004. El Gobierno espera que la nueva GM salga de la quiebra en 60 ó 90 días.