Enviar
Disputa petrolera entre Ecuador y Colombia

Desde 2006, la producción petrolera de Ecuador está estancada.
Fue entonces cuando el país comenzó a aumentar el control estatal de las reservas.
Al lado, Colombia invitó a perforadores internacionales y la producción está en plena expansión.
Los dos países latinoamericanos exhiben cada vez mayores divergencias en sus caminos independientes. El 8 de octubre, Ecuador decidió impugnar una orden de pagar $1.770 millones a Occidental Petroleum Corp. como indemnización por expulsar a la compañía estadounidense en 2006.
Echar a Occidental, con sede en Los Ángeles, “fue un mal negocio porque la producción comenzó a bajar”, dijo Vicente Albornoz, rector de la escuela de negocios de la Universidad de las Américas en Quito. “La producción cayó en todo el país porque crearon un clima adverso para la inversión”.
Ecuador va acercándose más al bando de los miembros de la OPEP que se niegan a que los recursos estén en manos extranjeras. El país con las terceras reservas de petróleo más grandes de Sudamérica va alineándose más con los productores Venezuela e Irán rechazando acuerdos que otorgan participaciones accionarias en los combustibles fósiles a las compañías petroleras globales.
En la mayoría de los casos, esto deriva en que los ingresos para el Estado disminuyan cuando los directivos estatales intervienen, a diferencia de países como Colombia que dan la bienvenida a operadores internacionales y están teniendo una producción e ingresos crecientes.
Ecuador dijo el 8 de octubre que apelará a una compensación récord fijada por una comisión de arbitraje del Banco Mundial por despojar a Occidental, con sede en Los Ángeles, de su concesión y confiscar sus activos.
La causa contra Occidental, el productor más grande de crudo costal en Estados Unidos continental, marcó el inicio de una puja de más de seis años por aumentar el control estatal en Ecuador, que contrasta con Colombia, donde la inversión privada ha visto aumentar la producción.
El país vecino, que estaba rezagado con respecto a la producción ecuatoriana antes de la expropiación ocurrida seis años atrás, produce actualmente unos 444 mil barriles diarios más que Ecuador.
En tanto Ecuador incrementó la participación estatal en el sector petrolero, Colombia vendió acciones en el productor estatal Ecopetrol SA y mejoró la seguridad y los incentivos a la inversión para las empresas extranjeras, dijo el analista Benjamin Ramsey de JPMorgan Chase Co.
Colombia “estableció con éxito un modelo que ha despolitizado la empresa y le ha permitido tomar decisiones de inversión muy eficientes”, dijo por teléfono Ramsey, analista para América Latina en Nueva York, el 4 de octubre.
El valor de mercado de Ecopetrol aumentó hasta $122 mil millones, aventajando a ConocoPhillips y Occidental, desde que el gobierno vendió una participación de 10% en una oferta pública inicial de 2007 para financiar expansiones. Las acciones han subido alrededor de un 28% este año, superando la suba de 1,2% en el Índice Bloomberg World Oil Gas integrado por 67 miembros. Occidental perdió 10,3%.
El presidente ecuatoriano Rafael Correa, que heredó la causa de Occidental al asumir el poder, siguió adelante con las iniciativas destinadas a aumentar el control estatal de los recursos naturales, nacionalizando las reservas de crudo del país y obligando a productores como Repsol SA de España a firmar nuevos contratos bajo amenaza de expropiación.
Cuando el Congreso del país andino aprobó las nuevas regulaciones petroleras en 2010, el gobierno renegoció los acuerdos con los productores privados, pasando de los acuerdos anteriores de producción compartida a contratos de servicio.
El procurador general de Ecuador dijo el 8 de octubre que es demasiado pronto para decir si el país honrará la decisión final de la comisión de arbitraje.
La administración del presidente Correa, que entró en cesación de pagos por $3.200 millones de la deuda externa en 2008 y 2009 y obligó a más de 4.400 empresas de minería a volver a solicitar permisos cuando el gobierno reelaboró las normas, ha dicho que se negaría a cumplir con el tribunal si resolvía a favor de la empresa.

Ecuador/Bloomberg
Ver comentarios