Enviar
Corrupción entre los agentes es la nota más negativa
Disminuye la cantidad de delitos en Costa Rica
Bajan homicidios, robos en viviendas, de carros y asaltos
Los resultados más positivos se ven a partir del mes de agosto


Las cifras, que muestran un descenso en la incidencia delictiva en el país, son un respiro para el gobierno. De enero a noviembre del presente año el número de homicidios asciende a 383 en todo el país, frente a los 396 del mismo periodo del año anterior.
En San José las estadísticas se reducen de 180 a 162. En Limón se pasó de dos asesinatos semanales en 2008 a un total de tres entre julio y noviembre.
El primer semestre del año no arrojó cifras tan positivas. Los esfuerzos policiales comenzaron a dar sus frutos a partir de agosto. Entre agosto y octubre del presente año hubo un 25% menos de homicidios dolosos en todo el país que en las mismas fechas de 2008. San José lideró esas estadísticas con una baja del 40%, seguido de Limón con el 23%.
Por el contrario, la provincia de Cartago presentó un aumento significativo, pasando de 13 muertos con violencia el año pasado a los 31 de 2009, por lo que se ha convertido en un punto prioritario en la agenda de seguridad.
Todos estos datos se dieron a conocer en la rendición de cuentas ante la comunidad, que ha institucionalizado Janina del Vecchio, ministra de Seguridad, basada en estadísticas del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).
En esta ocasión estuvo presente el presidente Óscar Arias, quien dijo que se trata de una “muy buena noticia” y felicitó a los policías por su labor.
La mejora de los números es atribuida en buena medida a la entrada de nuevos efectivos a la Fuerza Pública. Una media de mil policías anuales se han venido incorporando a las calles para tratar de apuntalar la seguridad, uno de los aspectos más cuestionados del gobierno de Arias. Actualmente hay unos 13 mil, y la propuesta del Plan Nacional de Seguridad es alcanzar los 19 mil de cara a 2015.
El Ministerio de Seguridad ha pasado de un presupuesto de ¢65 mil millones en 2006 a ¢133.800 millones para el próximo año.
Pero no parece sencillo seguir aumentando el dinero para este rubro. Arias puntualizó que, debido a la crisis, no se podrá sostener el ritmo de inversión en este y otros sectores. “No nos dejemos engañar por la campaña electoral”, afirmó el Presidente.
En el lado más negativo de la balanza, la corrupción policial ha estado en primera plana en más ocasiones de las deseables este año y ha sido uno de los puntos negros del Ministerio. Pero Del Vecchio no cree que haya habido un incremento, sino que “los hemos venido sacando. Estamos dejando a los verdaderos policías, a los infiltrados no los queremos”.
Más de de 50 agentes fueron despedidos por corrupción policial y algo más de una treintena están siendo procesados por la oficina disciplinaria legal.
La policía de control de drogas no está permeada por la corrupción y el narcotráfico, ni tampoco la clase política, explicó la Ministra a LA REPUBLICA. Del Vecchio indicó que los casos surgen en la Fuerza Pública, “sobre todo en los estratos más primarios”, pero todavía no ha llegado a los niveles superiores.
Esta situación, “esperamos contenerla con la directriz 703, que obliga a la supervisión diaria de cada uno de los oficiales, estamos buscándoles cada día más incentivos, mejores salarios”, continuó la máxima jerarca de la seguridad costarricense.



Daniel Zueras
[email protected]
Ver comentarios