Logo La República

Jueves, 17 de octubre de 2019



ACCIÓN


Disciplina de jugadores no preocupa a Gustavo Matosas y confía en su profesionalismo

Walter Herrera [email protected] | Lunes 12 noviembre, 2018

Gustavo Matosas recibió a los medios en la Federación Costarricense de Fútbol. Richard Blaser/La República
Gustavo Matosas recibió a los medios en la Federación Costarricense de Fútbol. Richard Blaser/La República


El amor por la camiseta, el respeto en el camerino y los códigos de convivencia son esenciales para que el proceso camino a Catar 2022 sea agradable y ameno, aseguró Gustavo Matosas, técnico de la Selección Nacional.

A pesar de tener un temperamento que lo caracteriza y de ser muy estricto, particularidades que pueden asemejarse con las de su colega y exestratega de la nacional, Jorge Luis Pinto, el uruguayo espera no tener que llegar a instancias donde los jugadores no se entreguen al máximo y se comporten a la altura de una selección.

En el caso de Pinto, aseguró que si hubo algún roce con los jugadores fue por la exigencia y disciplina que solicitaba.

“Si hablar con un tono fuerte y tener carácter es ser grosero entonces lo soy”, dijo Jorge Luis Pinto años atrás cuando se dio a conocer a la luz pública los roces con algunos jugadores y parte de su cuerpo técnico.

El carisma del charrúa podría jugarle a favor, además del conocimiento que posee y su facilidad para comunicarse.

LA REPÚBLICA conversó con el técnico sobre este y otros temas.


ENTREVISTA

Gustavo Matosas

Técnico Selección Nacional


En Radio Paraguay en 2017 dijo que le gusta poner orden en los camerinos cuando los jugadores creen que mandan, ¿cuán importante será dejar las reglas claras en un principio?

Eso es fundamental, la convivencia, el día a día. Todos respetamos el espacio del otro. Ellos saben que representan a lo más importante, que es el país, por eso llevan el escudo en el pecho, representa a toda la población, todos son la Selección.

La Selección puede unir.

No quiero llegar a tener que intervenir, prefiero que sea por adhesión de los jugadores, que sean ellos quienes decidan si algo está bien o mal porque lo que importa es el compromiso.


La Selección va a estar siempre por encima de los jugadores, imaginamos no va a permitir faltas a la autoridad.

Eso no me hace falta evaluarlo, le hablo de la importancia del compromiso, eso sale cuando bases están dadas desde el seno del grupo. El día que tenga que meterme por una falta de respeto lo haré, aunque espero no llegar a eso.


Algunos entrenadores internacionales ponen prohibiciones a los jugadores en alimentación o incluso de tener relaciones sexuales previo a los juegos, ¿usted tiene alguna prohibición?

Sobre los dos casos que menciona.

Aquí tenemos nutricionista y además el jugador sabe qué tiene que comer, son profesionales.

En cuanto al sexo es personal, hay gente que le hace bien y otros mal, no voy a seguir a los jugadores a la casa, tampoco me gustaría que anden afuera en horas no permitidas o incorrectas, porque eso habla de falta de profesionalismo y sería una falta de respeto al país.


En últimos fogueos Costa Rica tuvo dificultades serias para hilvanar dos o tres pases de medio campo para arriba, ¿cómo trabajará esto?

Uno tiene que saber qué opina el jugador, si se siente cómodo, hay que darle alternativas, pases de seguridad, intención de juego hacia adelante, saber si el volante estaba bien perfilado, si hicimos la salida con los jugadores necesarios para recibir de espaldas y luego volverse, hay que evaluar.

Hay que evaluar otras cosas, que el progreso sea con velocidad, no demorar porque sino te convertís en un equipo previsible.


¿Le gusta jugar con una base de jugadores o rotar?

Me gusta tener una base y saberme el equipo de memoria, aunque sabemos que la participación en la Selección es espaciada, puede haber bajas de rendimiento de un periodo a otro, lesiones.

Tenemos que estar atentos a cambios en rendimiento, me impresionan los que tienen regularidad pero me gusta una base.









© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.