Logo La República

Sábado, 14 de diciembre de 2019



NOTA DE TANO


Dirigentes de la Liga están obsesionados, mala señal

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 04 febrero, 2019

Hernán Torres debe quitarles presión a sus discípulos.

Contrataron a Esteban Alvarado.

Firmaron a Henry Figueroa.

Ficharon a Marco Ureña.

Despidieron a Luis Diego Arnáez.

Reciclaron a Hernán Torres.

Motivo: El centenario.

Obligación: el título.

Cuidado si queda libre Bryan Oviedo y también lo pescan, aparte de que le cerraron los ojitos a Bryan Ruiz.

¡Obsesión!

¡Tremenda y peligrosa obsesión!

Ya Javier Delgado, gerente deportivo, le advirtió a Hernán Torres a lo que viene.

“Prepárese para trabajar en una olla de presión, que puede reventar y explotar si el Clausura avanza y se aleja la clasificación”.

Liga Deportiva Alajuelense como institución, luce hoy como potro desbocado, sin freno, sin control, en una carrera loca en pos de una corona, que impide la serenidad, el análisis, la reflexión.

Se ficha, por fichar.

Se firma, por firmar.

Se reclutan estrellas sin pensar.

Después de ser despedido, Luis Diego Arnáez manifestó que su trabajo como técnico fue bueno. Totalmente de acuerdo con el “Flaco”. Hizo muy buen trabajo, con errores puntuales que los cometemos todos en nuestra respectiva profesión y que lógicamente influyeron en los malos resultados.

Pero, pero, pero, los triunfos no se asomaron en las filas del León, por los yerros de su entrenador. Fue la presión que carga la nómina, la que limitó y mutiló el desempeño de los futbolistas en la cancha.

Las alineaciones estelares que presentó Luis Diego en sus cuatro partidos estuvieron correctas. Jugó al 4-4-2 y al 4-3-3, con una formación base que incluyó a Pemberton, Gutiérrez, Garrido, Cubero, Guevara, McDonald, Moya y Rojas. La lesión de Alex López resultó nefasta para las aspiraciones del equipo, aparte de que Luis Diego sí falló y mucho a la hora de ordenar las variantes.

Sin embargo, a la Liga la frenó la presión, esa obligación que sienten sus jugadores de ser campeones, ordenada desde arriba para celebrar una fecha histórica.

¡Craso error!

Toca a Hernán Torres sacudirse de esta presión y transmitir a sus jugadores, la dosis de calma, serenidad, tranquilidad, para que jueguen sin obligaciones y puedan así hacer su fútbol.

Los dirigentes de la Liga piden corona, exigen gallardete, están obsesionados por el título.

Hernán Torres y sus jugadores deben rechazar estas presiones, dejar de pensar en el cetro e ir partido por partido, sin ver tan lejos, ni mirar tan largo, un juego a la vez. Ya verán cómo cambiarán las cosas.

[email protected]



NOTAS ANTERIORES







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.