Logo La República

Viernes, 5 de marzo de 2021



NOTA DE TANO


Dirigencia confundida empujó a “Paté” al abismo

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 09 febrero, 2021

A Walter Centeno se lo tragó el León

No solo Walter Centeno sucumbió ante las presiones.

Antes de su caída, fueron sus patronos los que se desconcentraron y fueron tomando decisiones no manteniendo sus propios criterios, sino al compás de lo que vociferaba la fanaticada morada desbordada en las redes sociales.

El ascenso de Walter Centeno al patíbulo, donde finalmente le cortaron la cabeza, se edificó sobre capítulos puntuales que mostraron los yerros de la dirigencia, por razones internas que no pudieron asimilar los seguidores acérrimos del Monstruo.

Lea más: Wálter Centeno deja la dirección técnica de Saprissa

El primer paso en falso del grupo que comanda Juan Carlos Rojas, fue no poder retener a Johan Venegas y como en el fútbol costarricense es prohibido hablar de números y mucho menos publicarlos, nunca fueron claras las razones económicas que impidieron que el goleador morado siguiera en sus filas. Todo se movió en meras especulaciones.

El huracán de protestas de los saprissistas por la marcha de Venegas, lo trató de contener Horizonte Morado con el “cuentito” de la renovación de la nómina. Según ellos, Centeno tenía a su disposición el talento y la juventud de más de doce jugadores que revolucionarían el plantel y se suponía, mandarían a la reserva a los “viejos” del equipo: Blanco, Robinson, Barrantes, Angulo, Torres, Colindres y otros.

Esta ilusión que la dirigencia morada quiso inyectarle a sus fanáticos, se diluyó de tajo cuando Alajuelense firmó a Marcel Hernández, desequilibrando todo el mercado.

Lea más: ¿Será cierta la anunciada renovación en el Saprissa?

Los patronos del “Paté” archivaron la supuesta renovación de la nómina y con presión de alto voltaje, ficharon a Christian Bolaños y luego negociaron un contrato millonario para firmar a Kendal Waston. Curiosamente, los dólares que no tuvieron para Venegas, sí los hallaron para la torre humana.

Lógicamente que todos estos enredos y malabares de escritorio, se trasladaron al zacate, de manera que una dirigencia totalmente confundida y un director técnico altamente presionado, no era precisamente una combinación ideal para caminar hacia el éxito.

En este entorno tan conflictivo para el Saprissa, enfrentar al Alajuelense dos veces en una semana y perder ambos partidos, lógicamente trajo como consecuencia el empujón final de su entrenador hacia el precipicio.

Cuando Walter Centeno sacó del juego a Jimmy Marín, el mejor jugador de su equipo y al rato, Jürgens Montenegro clavó el 3-1 para la Liga, el técnico del Saprissa le puso su firma a la destitución.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES








© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.