Enviar
Directora del Museo Nacional fue separada temporalmente de su cargo
Medida fue tomada por el Ministro de Cultura, quien solicitó una auditoría interna en el museo sobre los procedimientos para proteger el patrimonio arqueológico

Patricia Fumero, quien ha ocupado la silla como directora del Museo Nacional por poco más de tres meses, fue separada temporalmente de su cargo, al tiempo que la institución será sometida a una auditoría interna.
Estas medidas fueron decididas por Manuel Obregón, ministro de Cultura, y tienen como fin ahondar en los procedimientos que realiza el museo para proteger el patrimonio arqueológico costarricense.
“A efectos de garantizar la total transparencia con la que se conducirá dicha auditoría, he decidido además la separación temporal de la jerarca de dicha institución”, aseguró Obregón.
La auditoría buscará conocer los procedimientos que se siguen en el museo ante las denuncias que se presentan sobre infracciones a las leyes que protegen el patrimonio arqueológico.
Además los procesos que hace “para realizar el registro de los bienes que conforman este patrimonio nacional”, según el Ministro.
La carta en la que se solicita la auditoría fue enviada el lunes anterior a la Junta Administrativa del Museo Nacional, con el fin de que esta entidad gire las instrucciones pertinentes al auditor, Freddy Gutiérrez.
La directora dejó su cargo ayer.
El Ministerio de Cultura no relaciona la salida de Fumero con el decomiso de unas 1.000 piezas arqueológicas de la casa de la Familia Dada Fumero el pasado jueves, tíos de la directora del Museo.
Este decomiso fue realizado por el OIJ tras una llamada anónima.
El Ministerio Público anunció el viernes anterior que iba a abrir una investigación en contra de la directora del museo, por supuestamente realizar trámites que habrían favorecido a esa tía suya, sin embargo Fumero no ha sido notificada.
La Fiscalía Adjunta Agrario Ambiental del Ministerio Público señaló en un comunicado de prensa que Fumero solicitó “un estudio legal para establecer la posibilidad de declarar una amnistía en la Ley de Patrimonio Arqueológico, con la finalidad de que los coleccionistas pudieran inscribir los bienes que poseían”. Esa amnistía habría favorecido a la familia Dada Fumero.

Carolina Barrantes
[email protected]
Ver comentarios