Enviar
Proyecto que da rango constitucional al agua genera roces internos en fracción verdiblanca
Diputados oficialistas se rebelan
Ministro de la Presidencia minimiza fraccionamiento

Con el objetivo de no darles la espalda a los compromisos asumidos con la patria, el electorado, el partido, la Presidenta e incluso con Dios, tres diputados del Partido Liberación Nacional (PLN) aseguran que romperán la línea de fracción y, de ser necesario, votarán afirmativamente el proyecto que le da rango constitucional al agua.
Esto a pesar de que el resto de sus compañeros oficialistas anunciaron que no respaldan el plan actual, al considerar que no se protege adecuadamente este recurso.
Se trata de los legisladores Víctor Hugo Víquez, Edgardo Araya y Xinia Espinoza. Los otros 21 congresistas verdiblancos están en contra.
De esta forma, la polémica sobre el tema subió ayer de tono aún más, tras una semana de acusaciones y desafíos lanzados por la oposición contra la bancada oficialista y el Poder Ejecutivo.
La molestia se debe a que hace ocho años el proyecto fue presentado y apoyado por Laura Chinchilla, presidenta de la República, cuando fungió como legisladora. Desde entonces, el plan contó con el respaldo del PLN, pero esta semana, sorpresivamente, los verdiblancos cambiaron de opinión y se unieron al Movimiento Libertario en contra del plan.
“Cuando llegue el momento de votar, cada uno de nosotros les dará nuestra fotografía de cuerpo entero a todos los costarricenses, de cuál es nuestro verdadero compromiso con la patria. Les pido el apoyo para esta reforma constitucional, principalmente a mis compañeros de fracción, pues hacerlo negativamente, sería traicionar a Dios, a la patria, al partido, a nuestros hijos y a la Presidenta, porque ella misma firmó esta propuesta”, dijo Espinoza.
“Yo quisiera que el proyecto actual se pueda salvar de alguna forma, pero en caso de que no se logre, votaré afirmativamente, porque es un compromiso que he adquirido como liberacionista”, manifestó Víquez.
Tras ocho años de discusión, el plan cumplió todos sus trámites y está a punto de ser votado; sin embargo, con el viraje de los verdiblancos, toda la labor realizada podría ser en vano, ya que la iniciativa no contaría con los votos necesarios para ser aprobado. Ante esta posibilidad se abrió un espacio de negociación para salvarlo.
El PLN considera que la reforma a la Constitución debe hacerse en el Capítulo de Garantías Sociales y no en el de La República, para evitar que el Congreso quede obligado a decidir o no la validez de las concesiones de agua en el futuro.
Esta es la segunda ocasión que se da un fraccionamiento a lo interno del PLN, pues durante la discusión del polémico proyecto para incrementar el salario de los diputados, varios rompieron la línea del partido, entre ellos Víquez y Guillermo Zúñiga.
Sobre el tema, Marco Vargas, ministro de la Presidencia, negó que existan divisiones internas, y aseguró que se trata únicamente de divergencias de opinión.
“El lunes todas las fracciones presentarán propuestas para ver si llegamos a un acuerdo”, concluyó Vargas.

Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios