Enviar

Hacemos un voto sincero por que se recupere la capacidad de emitir leyes inteligentes

Diputados a prueba

Los diputados de nuestra Asamblea Legislativa son frecuentemente criticados.
Ahora, tendrán una nueva oportunidad de demostrar su capacidad para aprobar leyes en corto tiempo y que estas sean inteligentes.
En el país sobran leyes —dice mucha gente— pero si las autoridades y las instituciones correspondientes no son capaces de hacer que se cumplan, de nada le están sirviendo a la ciudadanía en general y al sector productivo en particular.
Es cierto. No obstante, no solo debemos tener suficiente legislación (ni más ni menos que la necesaria) sino que esta debe estar bien elaborada para facilitar su aplicación.
En muchos casos, una ley debería señalar incluso, cuando venga al propósito, la coordinación que dos o más instituciones del Estado deberán hacer para el logro de la eficiente aplicación de la norma.
No parece ser este el caso de la nueva ley de tránsito, la cual aparentemente permite aplicar un impedimento de salida a los turistas que hayan manejado en el país y cometido alguna infracción, sin señalar la obligatoriedad por parte de quienes corresponda, de habilitar el cobro de las multas en sitio y horario conveniente y permanente, a fin de no afectar personas en situaciones como podría ser el caso de los turistas.
Al ver ejemplos como este, es cuando más se pone en evidencia que aun sin necesidad de demasiados especialistas y expertos en una materia, el uso del sentido común, la buena voluntad y el deseo de hacer bien las cosas, podrían dar excelentes resultados.
No obstante, ese no es el caso de los señores diputados. Ellos cuentan no solo con oficina técnica para evacuar consultas de ese tipo, sino asesores que, se supone, están para facilitarles la posibilidad de hacer bien su trabajo.
¿Por qué entonces la alta frecuencia con que las leyes aprobadas deben ser devueltas al seno del Congreso en algún momento para rectificar errores o inconvenientes que contienen?
¿En qué lugar del camino de la Costa Rica que supuestamente avanza, se quedó la capacidad de hacer las cosas bien y el orgullo de sentirse satisfechos por haberlo realizado y comenzó el cuesta abajo por la pendiente de apenas “salir del paso”, sin importar las consecuencias de hacerlo incorrectamente?
Hacemos un voto sincero por que se recupere la capacidad de emitir leyes inteligentes en cortos plazos y que nuestros legisladores se sientan orgullosos de hacerlo.
Ver comentarios